• No se ha Demostrado que los Ejercicios Para los Ojos Sirvan Para Obtener Una Visión Más Nítida

    Escrito por Celia Vimont
    Editado por Stephen N Lipsky MD
    Aug. 29, 2017

    A veces se recomiendan ejercicios para los ojos en niños que tienen dificultades de aprendizaje de lectura o escritura. Conocidos como entrenamiento de visión, o terapia visual. No hay evidencia científica de que funcionen. La Academia Americana de Oftalmología se reunió con otros grupos en el 2014 para emitir una declaración acerca de la terapia de visión. Esta declaración sostiene que:

    “En la actualidad no hay evidencia científica que respalde el concepto de que problemas visuales menores sean la causa de problemas de aprendizaje. Además, la evidencia no respalda el concepto de que la terapia de la visión o los lentes o filtros de colores sean efectivos, directa o indirectamente, para tratar los problemas de aprendizaje. Por consiguiente, el concepto de que la terapia visual mejora la eficiencia visual no puede ser sustentado”.

    Ahora, también los adultos que intentan mejorar su visión han comenzado a utilizar los ejercicios oculares. Aún no hay prueba de que estos ejercicios mejoren la visión.

    Las nuevas aplicaciones de teléfonos inteligentes de ejercicios para la visión sostienen que ayudan a los adultos a librarse de sus anteojos para leer. Estas aplicaciones no cuentan tampoco con aprobación científica, según el Dr. Stephen N. Lipsky, del Thomas Eye Group. El Dr. Lipsky es un oftalmólogo especializado en oftalmología pediátrica y estrabismo en adultos.

    “No hay evidencia científica de que ningún programa de ejercicios oculares reduzca o elimine la necesidad de anteojos”, sostiene el Dr. Lipsky. Aproximadamente a los 40 años, la mayoría de los adultos desarrollan presbicia, cuando el ojo pierde la capacidad de nitidez visión de cerca. “Sin importar lo qué hagamos, vamos a requerir cada vez lentes de mayor poder para leer a medida que envejezcamos”, afirma. Las opciones de tratar la presbicia incluyen lentes de contacto o cirugía refractiva.

    Tampoco sirven los ejercicios oculares para la miopía, la hipermetropía o el astigmatismo.

    Lo Único para lo que Pueden Servir los Ejercicios Oculares

    Estos ejercicios pueden ayudar a mejorar una afección conocida como insuficiencia de convergencia. Es algo que ocurre cuando los ojos no actúan al unísono cuando la persona intenta enfocarse en un objeto de cerca. Esto hace que sea difícil, por ejemplo, leer. La terapia visual puede mejorar la capacidad de hacer que los ojos funcionen de forma coordinada.

    El tratamiento para insuficiencia de convergencia puede incluir “lagartijas de lápiz”. Consiste en enfocar una letra pequeña en el lado de un lápiz a medida que éste se va trayendo cada vez más cerca al puente de la nariz. El oftalmólogo también puede recomendar ejercicios de enfoque ocular que pueden hacerse en la computadora.

    Los ejercicios oculares pueden no ser la respuesta para los ojos que envejecen, pero hay opciones si está experimentando problemas para ver. Hable con su oftalmólogo para conocer la mejor forma de corregir su visión.