• Visión de cerca: ¿Qué es la miopía?

    Escrito por
    Aug. 30, 2022

    La miopía es cuando los objetos cercanos se ven nítidos pero los objetos distantes se ven borrosos. Por ejemplo, aunque podrá leer un mapa claramente, tendría problemas para ver lo suficientemente bien como para conducir un auto.

    La miopía es un trastorno común del enfoque del ojo. Ha estado aumentando desde hace varias décadas. Se estima que para 2050, casi la mitad de la población del mundo tendrá miopía.

    Video: Como funciona el ojo

    Visión de cerca: tipos de miopía

    Miopía alta y miopía baja. La miopía leve (generalmente menos de 3 dioptrías de miopía) se llama también miopía baja. La miopía moderada es de 3 a 6 dioptrías de miopía. La miopía severa (más de 6 dioptrías de miopía) se llama también miopía alta. Generalmente, en los niños miopes, la miopía aumenta a medida que crecen, pero comúnmente su prescripción de anteojos se estabiliza entre los 20-29 años.

    Visión de cerca: síntomas de la miopía

    Algunos de los signos y síntomas de la miopía incluyen:

    Es común que los niños pequeños con miopía no se quejen de su visión borrosa, de modo que son importantes los exámenes oculares y las pruebas de la visión en dichos niños. Algunos niños nacen miopes y otros no desarrollan la miopía sino hasta la adolescencia.

    Visión de cerca: causas de la miopía

    Para que usted pueda ver bien, los rayos de luz deben pasar a través de las capas delanteras del ojo (la córnea y el cristalino). La córnea y el cristalino trabajan juntos para enfocar la luz, de modo que llegue a la capa del fondo del ojo llamada retina. La retina envía entonces una señal al cerebro, lo que permite ver.

    Video: miopía: visión de cerca

    Con la miopía, la forma del ojo impide que la luz se enfoque correctamente, de modo que la luz se dirige enfrente de la retina en vez de hacerlo a la propia retina. Por ejemplo, la córnea en la parte delantera del ojo puede tener una curva muy pronunciada, o bien el ojo puede ser más largo que lo normal entre la parte delantera y la trasera. En cualquiera de estos casos, los rayos de luz no alcanzan a llegar a la retina. Cuando la luz no se enfoca en la retina como debe ser, la visión es borrosa.

    Factores de riesgo para la miopía. Si un padre o madre es miope, hay mayor probabilidad de que sus hijos también lo sean. Pero no es necesario que un padre o madre sea miope para que sus hijos sean miopes. Los médicos aún no entienden plenamente por qué algunas personas son miopes. Es probable que muchos factores produzcan la miopía, y la genética es solo una parte.

    La miopía es hereditaria y suele descubrirse en los niños cuando tienen entre 8 y 12 años. Durante la adolescencia, cuando el cuerpo crece rápidamente, la miopía pudiera empeorar. Entre los 20 y los 40 años no suele haber demasiado cambio.

    Pasar mucho tiempo en interiores aumenta el riesgo de que un niño presente miopía. Los estudios muestran que pasar más tiempo al aire libre con luz natural reduce el riesgo para el niño.

    ¿Cuáles son los riesgos a largo plazo de la miopía?

    Desprendimiento de retina y miopía. Las personas con miopía tienen un riesgo más alto de desprendimiento de retina. Esto ocurre cuando el tejido que recubre el fondo del ojo se levanta o se separa de la pared del ojo. Es un problema ocular grave que puede causar ceguera. Es importante que las personas con miopía severa visiten regularmente a un oftalmólogo para examinarse la retina. Mientras más severa sea su miopía, mayor es su riesgo. Pídale a su oftalmólogo que le indique los signos de advertencia de la retina desprendida.

    Las personas con miopía severa también tienen un riesgo más alto de desarrollar glaucoma, cataratas y otras enfermedades oculares.

    Visión de cerca: diagnostico de la miopía

    Un oftalmólogo diagnostica la miopía como parte de un examen ocular completo. En los pacientes que pueden leer las letras de una cartilla de agudeza visual, el oftalmólogo puede usar un instrumento llamado foróptero para diagnosticar y medir la miopía y así determinar la prescripción en los anteojos.

    En los niños que aún no pueden leer las letras de una cartilla de agudeza visual, el oftalmólogo puede usar un instrumento llamado retinoscopio para medir donde se enfoca la luz dentro del ojo. Esto le permite a un oftalmólogo medir la prescripción de anteojos para un niño pequeño.

    Visión de cerca: tratamiento de la miopía

    Anteojos y lentes de contacto. Los anteojos y los lentes de contacto son maneras fáciles y comunes de corregir la miopía. Estos ayudan a enfocar la luz en la retina en la parte posterior del ojo, para que sea posible ver más claramente. Con el paso del tiempo necesitará nuevas recetas, ya que sus ojos cambiarán.

    Existen muchas opciones a considerar al comprar anteojos o lentes de contacto. Hable con su oftalmólogo sobre las opciones de lentes que mejor se ajusten a sus necesidades de visión y a su estilo de vida.

    Cirugía refractiva. En adultos con miopía, la cirugía refractiva puede ayudar a mejorarla. Los dos tipos principales de cirugía refractiva son la cirugía refractiva con láser y el intercambio refractivo de lente. En la cirugía refractiva láser, un láser cambia la forma de la córnea para ajustar la manera en que la luz viaja a través de ella.

    Estos son algunos de los procedimientos más comunes:

    En el intercambio refractivo de lente, un oftalmólogo extrae el cristalino natural dentro del ojo y lo reemplaza por un lente artificial. El nuevo lente artificial ayuda a enfocar la luz en la retina que está en la parte de atrás del ojo para que pueda ver más claramente.

    Como con cualquier cirugía, la cirugía refractiva tiene riesgos de complicaciones y efectos secundarios. Por ejemplo, después de un procedimiento refractivo, es posible que vea destellos o anillos (aureolas) alrededor de las luces. También puede tener visión nocturna mala.

    Hable con su oftalmólogo sobre sus necesidades y expectativas de visión. Entre los dos pueden explorar opciones para lograr una mejor visión.

    Visión de cerca: ¿Es posible evitar o retardar el avance de la miopía?

    Un gran primer paso para evitar o retardar la progresión de la miopía es alentar a sus hijos a que pasen más tiempo al aire libre. Mantener un balance entre el tiempo al aire libre y en el interior es beneficioso para la salud y el bienestar de los niños. Pasar tiempo al aire libre protege contra la miopía y es una buena práctica para la salud visual.

    Ortoqueratología (orto-k). La ortoqueratología (u orto-k) usa lentes de contacto duros para aplanar temporalmente la córnea y reducir la miopía. Los pacientes deben dormir con los lentes de contacto duros todas las noches. La ortoqueratología conlleva el riesgo de infecciones oculares graves que pueden amenazar la visión.

    Medicamentos en gotas que retardan la miopía. El uso diario de gotas oculares de atropina en dosis bajas retarda la progresión de la miopía en los niños y adolescentes. Las gotas se ponen en ambos ojos a la hora de acostarte a dormir. Estas gotas impiden que el ojo se alargue demasiado, puesto que la miopía empeora a medida que el ojo se alarga. Muchos oftalmólogos pediátricos han empezado a prescribir atropina en dosis bajas. Los pacientes deben usar las gotas una vez al día durante varios años. Estas gotas detienen o retardan el avance de la miopía en un 80 por ciento (8 de cada 10) de los niños. Los efectos secundarios de las gotas de atropina a dosis bajas pueden ser enrojecimiento o picazón alrededor del ojo.

    Lentes de contacto que retardan la miopía. Los lentes de contacto con desenfoque periférico son lentes de contacto especiales. Se fabrican para niños de 6 a 12 años de edad con miopía. Estos lentes tienen diferentes áreas de enfoque. Este tipo de lente se ve como una diana, con varios círculos uno dentro de otro. El centro del lente corrige la visión borrosa a distancia, mientras que la parte exterior difumina la visión periférica (lateral) del niño. Se cree que difuminar la visión lateral retarda el crecimiento del ojo y limita la miopía.

    Puede ser que estos lentes de contacto no funcionen en todos los casos. Pero sí ayudan a ciertos niños. Estos son niños en quienes la miopía está empeorando y cuyos padres son miopes.

    Como con cualquier lente de contacto, existe el riesgo de sufrir una infección corneal. Asegúrese de que su hijo pueda usar, limpiar y guardar correctamente los lentes de contacto para evitar infecciones.

    No existe ninguna evidencia científica que sugiera que los ejercicios oculares, las vitaminas o las pastillas eviten o curen la miopía.