• Dosis Baja de Atropina Para Niños con Miopía

    Escrito por Kate Rauch
    Revisado por K David Epley, MD
    Nov. 19, 2017

    Un tratamiento prometedor para la miopía infantil es una excelente noticia en un momento en el que se están diagnosticando cada vez más niños con esta afección. Los estudios muestran que una dosis baja de atropina, administrada típicamente al acostarse, puede retardar de forma significativa la progresión de la miopía en los niños, evitando la miopía severa.

    Los estudios muestran que una dosis baja de atropina, administrada típicamente al acostarse, puede retardar de forma significativa la progresión de la miopía en los niños, evitando la miopía severa.

    Por lo general, la miopía infantil se diagnostica en niños de entre 5 y 7 años. Con frecuencia, la visión empeora durante los años de crecimiento acelerado y se nivela aproximadamente a los 12 años. Quienes tienenmiopía ven muy bien de cerca pero no a distancia.

    Hasta hace poco, el único tratamiento para la miopía pediátrica eran los anteojos, con frecuentes correcciones de prescripción a medida que la visión va empeorando. La miopía no es reversible y los niños que se tratan con dosis bajas de atropina siguen requiriendo anteojos. Pero en la mayoría de los casos, su miopía no progresa tanto como lo hace en los niños que no han recibido este tratamiento.

    Los resultados han sido dramáticos según el Dr. David Epley, un oftalmólogo pediatra de Kirkland, WA. El Dr. Epley trabaja en la investigación del tratamiento con atropina y la utiliza regularmente en su práctica.

    “Lo que estamos viendo es que, en la mayoría de los niños — cerca de 90 por ciento — su tasa de progresión de la miopía disminuye o se hace más lenta en cerca del 50 por ciento. Entre más pronto se inicie la administración, menor será el grado de miopía que lleguen a presentar”, sostiene el Dr. Epley.

    Lo que es aún mejor, los niños que reciben este tratamiento no han presentado efectos secundarios. Cerca de 1 por ciento de los niños presentan un leve enrojecimiento o prurito en o alrededor del ojo.

    La investigación muestra además que una vez que se suspende el tratamiento con atropina, la progresión de la miopía se acelera de nuevo. Por lo que es muy importante hacer un diagnóstico lo más temprano posible y utilizar consistentemente la atropina durante los años de crecimiento del ojo.

    Además, la miopía puede empezar entre las edades de 18 a 22 años. No se ha estudiado una dosis baja de atropina para este grupo etáreo.

    La Miopía Infantil Muestra un Incremento Exorbitante

    La atropina es una sustancia natural que se encuentra en algunas plantas venenosas. Se refina y concentra para uso médico. Tiene varios usos en el cuidado de los ojos, como la dilatación de la pupila y el tratamiento del ojo perezoso. La efectividad de una dosis baja (0,01 por ciento de concentración) para tratamiento de la miopía infantil se descubrió prácticamente por accidente por parte de investigadores de Singapur que estudiaban los efectos secundarios de dosis más altas. Un grupo de control que recibió dosis muy bajas mostró menos progresión de la miopía.

    Los oftalmólogo son saben a ciencia cierta por qué una cantidad mínima de atropina parece retardar el desarrollo de la miopía, sin embargo, la hipótesis es que se une a ciertos receptores de crecimiento en los ojos, bloqueando el estímulo que lleva a la progresión de la miopía.

    El tratamiento se ha ido difundiendo entre los oftalmólogos, especialmente a medida que muchos países, incluyendo Estados Unidos, han venido encontrando tasas de aumento exorbitante de la miopía infantil. Los mayores incrementos de esta afección se han visto en los países asiáticos aunque el fenómeno es global.

    Actualmente, en los Estados Unidos, el 40 por ciento de los niños tiene miopía en comparación con 20 por ciento hace apenas 30 años. En muchos países asiáticos, hasta el 90 por ciento de los niños son miopes.

    Si bien hay un evidente factor genético para la miopía, y se observa en familias, el incremento reciente no se ha comprendido totalmente. Varios estudios sugieren que los juegos que los niños practican actualmente son los culpables.

    La investigación demuestra que los niños que están expuestos a menos actividades a la luz del día durante la niñez son más propensos a desarrollar miopía. La hipótesis es que ahora los niños están menos expuestos a la luz natural, pasan más tiempo en ambientes cerrados ante las computadoras, la televisión y los teléfonos inteligentes.

    Se requiere mayor estudio, dice el Dr. Epley, quien ha hecho el seguimiento de la investigación del equipo de expertos en miopía infantil de Singapur.

    ¿Qué Pueden Hacer los Padres Acerca de la Miopía?

    Muchos oftalmólogos recomiendan asegurarse de que los niños desarrollen actividades al aire libre a la luz del día de forma regular.

    Además, si su hijo tiene miopía o si sospecha un problema con su visión a distancia, es importante que sea examinado por un oftalmólogo pediatra y obtener su opinión acerca de la dosis baja de atropina.

    Es posible que los oftalmólogos que tratan a los adultos no sean muy conscientes de esta investigación que se está llevando a cabo con los niños, según el Dr. Epley. Quienes tienen miopía están en mayor riesgo de tener problemas en su edad madura como glaucoma y degeneración macular. Ensayar una baja dosis de atropina durante la niñez podría tener un efecto benéfico a largo plazo.

    “Debido a que se tiene un perfil de efectos secundarios tan bueno y debido a que el medicamento es eficaz, es algo que no puede ponerse en duda”, sostiene el Dr. Epley.