• Una Lesión que Puso en Riesgo su Visión Convierte a una Adolescente en una Defensora de la Seguridad Ocular

    Dr. Khurana and Angellia play a game of one-on-one basketball
    El Dr. Rahul N. Khurana y Angellia Lilomaiava juegan un partido de básquetbol de uno contra uno. Angellia considera que el Dr. Khurana fue quien permitió su rápida recuperación después del desprendimiento de retina.

    Escrito por Susanne Medeiros y Beatrice Shelton
    Sep. 28, 2017

    Cuando Angellia Lilomaiava, de 15 años, recibió un golpe en el ojo al intentar recibir un balón lanzado a dos pies de distancia durante un torneo de básquetbol, cayó al piso de la cancha en intenso dolor. Mientras tanto, mientras se dirigía a la banca non se imaginaba que acababa de sufrir una lesión nivel NBA que pondría en peligro su visión y la dejaría fuera del juego que tanto amaba desde hacía cuatro meses.

    “El dolor fue tan intenso que todo lo que pude hacer fue quedarme ahí tirada en la cancha”, dice Angellia, quien juega para la Aragon High School en San Mateo, California. “pero aún en ese momento, jamás se me ocurrió que iba a quedar por fuera del juego por mucho tiempo y ni siquiera se me pasó por la mente que tendría que someterme a una cirugía. Creí que estaría unos días sin jugar”.

    Al comienzo, en la sala de urgencias, los médicos parecieron concordar con su suposición. Se le prescribieron gotas oftálmicas para evitar la infección y se le dijo que llamara a su pediatra el lunes para una remisión. Sin embargo, un par de días después, Angellia empezó a ver destellos de luz ante sus ojos. En esta ocasión, cuando el Dr. Rahul N. Khurana examinó sus ojos, supo que tenía que actuar de inmediato. La retina de Angellia se había desprendido de la parte posterior del ojo.

    Una Carrera Contra el Tiempo

    La retina se desprende cuando el tejido sensible a la luz, se separa de la parte posterior del ojo. Una vez desprendida la retina, las células comienzan a morir. Esto puede llevar a pérdida irreversible de la visión y la retina debe ser reaplicada lo más pronto posible por un oftalmólogo, un doctor especializado en el cuidado médico y quirúrgico de los ojos. Para cuando Angellia llegó al consultorio del Dr. Khurana, ya había desarrollado un punto ciego en su visión periférica.

    "El Dr. Khurana dijo que iba a dejarme viendo de nuevo por ambos ojos". – Angellia Lilomaiava

    Basketball going in hoop

    El Dr. Khurana les explicó a Angellia y a su madre, Nadine, que necesitaría cirugía de inmediato. Tendría que hacerle un circlaje escleral, que consiste en una banda flexible que se coloca alrededor del ojo para contrarrestar la tracción que desprende la retina. Luego drenaría el líquido que se acumula debajo de la retina desprendida para permitir que ésta se reaplique en la posición normal contra la pared posterior del ojo.

    “Empecé a preocuparme por mi salud y por mi deporte”, dice Angellia. “Sin embargo, el Dr. Khurana me infundió confianza, sólo por ser como es, realmente me animó. Le gusta el básquetbol y sus hijos lo juegan. Me dijo que podía sanar mi retina. Y para mí fue un gran alivio”.

    El Dr. Khurana también tranquilizó a su ansiosa madre. “No sabía que el diagnóstico fuera grave hasta que llegué a casa y busqué información”, dice Nadine. “El Dr. Khurana tiene una forma de actuar como médico de cabecera que lo tranquiliza a uno y supe que todo iba a estar bien”.

    Tal como lo prometió, la cirugía fue un éxito. “El Dr. Khurana dijo que me iba a dejar viendo por ambos ojos de nuevo”, dice Angellia. “Y eso fue lo que hizo”.

    El Básquetbol es una de las Principales Causas de Lesiones Oculares

    Una retina desprendida es más común en las personas de edad avanzada. La retina puede debilitarse y adelgazarse con la edad. Se forman pequeños agujeros dentro de la retina que permiten el escape de líquido (que normalmente se encuentra entre la retina y el cristalino). El líquido acumulado puede producir tracción y hacer que la retina comience a desprenderse de la parte posterior del ojo.

    "Tenemos que lograr que la protección ocular en la práctica de los deportes sea un problema de salud pública". – Dr. Rahul N. Khurana

    Sin embargo, también puede verse una retina desprendida después de un trauma directo al ojo con un objeto romo. Es una lesión común en los boxeadores y los basquetbolistas. El basquetbolista Amare Stoudemire de la NBA, sufrió un desprendimiento de retina cuando jugaba para los Phoenix Suns en 2008. En enero, aproximadamente al mismo tiempo que el accidente de Angellia, el ex jugador de básquetbol del equipo de Virginia, Akil Mitchell, se lanzó a recibir un rebote cuando jugaba para los New Zealand Breakers y sufrió un golpe en el ojo. El golpe le luxó de la órbita el ojo izquierdo. Una lesión horrenda. Pero no era la primera vez que sucedía. En 2006, el ojo de Allen Ray se salió de la órbita mientras jugaba un partido de básquetbol universitario para Villanova. Afortunadamente, ambos jugadores recuperaron la visión gracias a los oftalmólogos.

    Angellia wearing protective sports eyewear
    Angellia luciendo sus gafas protectoras.

    La mayoría cree que el básquetbol no es un deporte de contacto. Pero, cuando los codos y los dedos vuelan debajo de la cesta, es común que se presenten lesiones. De hecho, un estudio de 2016 determinó que cerca de 30.000 personas en los Estados Unidos llegan a la sala de urgencias cada año con lesiones oculares relacionadas con los deportes. La mitad de las lesiones correspondían a tres deportes: básquetbol, béisbol y pistolas de aire/balas de pintura.

    El ojo es un órgano delicado, explica el Dr. Khurana. Cuando un codo o un dedo hace impacto, el ojo absorbe toda la fuerza. “Cuando la fuerza se distribuye por determinadas áreas del ojo, pueden desarrollarse pequeños agujeros o una diálisis (una separación de la retina de su fijación normal en el ojo). En el término de una o dos semanas, se puede presentar un desprendimiento de retina. Por eso es tan importante consultar con un médico que pueda evaluar al paciente antes de que se produzca una lesión, de manera que el problema puede detectarse y tratarse de forma temprana”.

    El hallazgo de que el básquetbol sea la principal causa de lesiones oculares relacionada con los deportes fue una llamada de alerta también para el Dr. Khurana. Tiene un hijo de 8 años que acaba de empezar a practicar este deporte.

    “Este estudio destaca que todos tenemos que ser conscientes de este problema: los padres, los entrenadores y los niños. Es necesario que la protección ocular para la práctica de los deportes sea un tema de interés para la salud pública ", sostiene el Dr. Khurana. “Desafortunadamente, a menos que uno haya tenido un accidente, es difícil entender la importancia de utilizar protección ocular”.

    Todos los que Practican Este Deporte Respaldan la Importancia de una Campaña que Promueva el Uso de esta Protección

    Cuando el Dr. Khurana le dijo a Angellia que podía volver a la cancha, casi cuatro meses después, ella estaba lista y ansiosa por volver a jugar luciendo un par de gafas deportivas protectoras. Sus compañeros de equipo la recibieron entusiastas, exclamando a voz en cuello, “¡Cielos, te ves como una súper heroína!”.

    “Las gafas no me restan velocidad”, sostiene Angellia. “No cambian mi forma de jugar. Llegué con mi mismo juego, pero mejor. Fue una gran dicha y una bendición estar de nuevo en la cancha, y saber que voy a estar bien, y que voy a poder jugar este deporte que amo”.

    Angellia ha adoptado el papel de defensora pública del uso de protección ocular en los deportes, con el mismo entusiasmo que le pone a cada partido de básquetbol. Sirviendo de ejemplo, se asegura de que todos sus compañeros de equipo, sus entrenadores y sus padres por igual sean conscientes de que la protección ocular es parte vital de prepararse para el juego. Lejos de ser un estorbo, las gafas protectoras le dan confianza para jugar con más ímpetu.