• La tricotilomanía: un trastorno que lleva a quien lo sufre a arrancarse el pelo y las pestañas de forma impulsiva

    Escrito por
    Revisado por Brenda Pagan-Duran MD
    Dec. 29, 2019

    ¿Qué es la tricotilomanía?

    La tricotilomanía es el impulso constante que alguien experimenta de halarse o arrancarse el pelo. Conocido como conducta repetitiva centrada en el propio cuerpo, implica por lo general el pelo o los vellos de la cara, incluyendo las pestañas y las cejas.

    Hay quienes se arrancan las pestañas de un solo párpado, mientras que otros se arrancan tanto las de los párpados superiores como las de los párpados inferiores de ambos ojos. Quienes se arrancan las pestañas, se arrancan también por lo general las cejas. Puede hacerlo intencionalmente para aliviar la tensión nerviosa o los problemas, o pueden hacerlo automáticamente sin darse cuenta de lo que hacen.

    En algunos casos, quienes se arrancan las pestañas pueden hacer otras cosas con las pestañas o con las cejas. Por ejemplo, pueden enrollar el pelo entre los dedos o pueden poner las pestañas en su boca.

    Para algunos, el impulso de arrancarse las pestañas, puede ser algo manejable. Para otros, este impulso compulsivo de arrancarse las pestañas es algo que los supera.

    Quienes tienen el trastorno de arrancarse el vello generalmente comienzan por arrancarse el pelo cuando tienen entre 9 y 13 años de edad. Algunos pueden hacerlo cuando están aburridos o nerviosos. También puede ser un impulso desencadenado por un evento estresante como la muerte de un ser querido, el abuso o un conflicto.

    Por lo general, arrancarse el pelo es una manía constante que, a menos que se trate, se repite cada cierto tiempo durante la vida de la persona. Es un trastorno de salud mental y no es probable que desaparezca sin tratamiento.

    ¿Qué hace que algunos se arranquen las pestañas?

    La tricotilomanía puede ser una manifestación de la forma como algunos manejan los sentimientos negativos o debido a que esto les causa satisfacción o alivio. Es frecuente que quienes se arrancan las pestañas digan que una o más de sus pestañas les molestan al parpadear. Se tocan las pestañas para ver cuál es la que molesta y esto los lleva eventualmente a arrancárselas.

    A pesar del dolor de arrancarse las pestañas, por lo general sienten alivio o placer al hacerlo. Esto refuerza el comportamiento y lleva a arrancárselas cada vez más.

    Los especialistas en salud mental describen esta manía como un trastorno obsesivo compulsivo similar al que hace que alguna persona esté constantemente verificando algo, haciendo cuentas o lavándose las manos de forma repetitiva. Es posible que haya un rasgo genético para la manía de arrancarse el vello, lo que significa que se trata de un trastorno de carácter familiar.

    Quienes se arrancan el pelo y las pestañas también se arrancan la piel, se comen las uñas o se rascan la piel constantemente. Pueden tener, además, síntomas de depresión.

    Los efectos de arrancarse las pestañas

    Arrancarse repetidamente las pestañas hace que crezcan más lentamente — hasta el punto en el que ya no vuelven a salir.

    Además de ser un atributo cosmético que enmarca el ojo, las pestañas también protegen los ojos contra el polvo, la suciedad y otras sustancias. Quienes se arrancan constantemente las pestañas pueden dañar la piel de los párpados y también tener un mayor riesgo de lesiones oculares, formación de cicatrices o infección.

    Arrancarse el pelo afecta también el ánimo y la autoestima de la persona. Cuando los efectos físicos de este trastorno son evidentes, es posible que la persona se sienta avergonzada, pierda confianza y evite situaciones sociales. Además, en los casos en que se arrancan y se comen el pelo, se forman bolas de pelo en el tracto digestivo que causan problemas a largo plazo.

    Cómo dejar de arrancarse las pestañas

    Hay dos formas de tratar un trastorno como el de arrancarse las pestañas.

    Con la terapia conductual, quienes se arrancan el pelo aprenden formas específicas de manejar este hábito compulsivo. Pueden aprender técnicas de relajación y cómo reemplazar el comportamiento de arrancarse las pestañas con un comportamiento no destructivo.

    Medicamentos como antidepresivos y otros tipos de fármacos, pueden ayudar a dejar de arrancarse el pelo al reducir la depresión y los sentimientos obsesivos – compulsivos.

    Estos dos métodos de tratamiento contra el hábito de arrancarse el pelo suelen ayudar y ofrecer cierto grado de alivio a las personas que lo sufren, permitiéndoles llevar vidas más plenas. Aplicar ungüento oftálmico a las áreas afectadas del ojo puede ayudar a lubricar y permitir que crezcan de nuevo las pestañas o las cejas. Sin embargo, el tratamiento principal está orientado a lograr un cambio real de comportamiento.