• Se Salva la Visión de un Niño Después de que un Gancho de Colgar Abrigos le Perforara un Ojo

    Imagen
    Jackson por poco pierde un ojo después de una caída sobre un gancho de colgar abrigos que seccionó un músculo de su ojo.

    Un Devastador Accidente Causa una Lesión Ocular

    Jackson, un niño de 5 años, con una gran personalidad, alegre, extrovertido, conversador y siempre en movimiento, le encanta hacer reír a todo el mundo. Estaba jugando una tarde cuando sufrió un accidente difícil de imaginar que casi le hace perder la vista y podría haber cambiado el curso de su vida para siempre.

    Hace dos años, lo que debía haber sido la simple rutina de bajar por la escalera, Jackson se tropezó en el último escalón y cayó contra una percha de colgar abrigos. Uno de los ganchos, que estaba justo en la posición incorrecta, le perforó la esquina de su ojo derecho cortándole un músculo y faltó muy poco para que perdiera el ojo.

    La madre de Jackson, Jenna Allen, lo llevó de inmediato al centro de trauma más cercano. Allí, los cirujanos lo operaron sin demora, pero no pudieron readherir el recto externo de Jackson, uno de los seis músculos responsables de mantener el ojo alineado.

    "Quedé paralizada", dice Jenna. "Estaba totalmente aterrada de pensar que Jackson iba a perder el ojo”.

    El Accidente Llevó a Síndrome de Ojo Perezoso y Dañó Su Visión

    Meses más tarde, la familia se trasladó a Texas. La abuela de Jackson conocía una oftalmóloga pediatra, la Dra. Jane Edmond, adonde lo remitió para atención y tratamiento adicional. En la evaluación inicial de Jackson, su ojo presentaba una desagradable cicatriz roja y estaba desviado hacia adentro, hacia la nariz, sin poder rotar hacia afuera. El ojo de Jackson estaba tan rojo y tan bizco que el cerebro ya no dependía de él para la visión, lo que hizo que su visión se deteriorara hasta 20/200 – diez veces por debajo de la visión normal de 20/20.

    A Jackson se le diagnosticó ambliopía, conocida más comúnmente como ojo perezoso. La ambliopía se presenta cuando uno de los ojos está desalineado y las dos imágenes se envían al cerebro, lo que hace que los ojos se desvíen. Cuando esto ocurre, el ojo perezoso “se pone en ‘off’" para evitar la doble visión, lo que lleva a la persona a utilizar el ojo dominante para ver. Además, se le diagnosticó exotropia, una forma de estrabismo – en el que los ojos no están debidamente alineados y se mueven en direcciones diferentes.

    “Dado que había visto sólo unos pocos casos como éste en la práctica, pensé que el accidente de Jackson había sido algo raro”, dice la Dra. Edmond. “Si el gancho de colgar abrigos hubiera entrado a su ojo de forma diferente, podía haber llegado al cerebro dañando el globo ocular de forma permanente dejándolo ciego”.

     

    Jackson

    El tratamiento inicial de Jackson comenzó con dos horas diarias de uso de parche en el ojo izquierdo para mejorar y fortalecer su visión en el ojo derecho. La Dra. Edmond, como ocurrió con los cirujanos que lo vieron anteriormente, no pudo reparar el músculo seccionado, por lo que terminó haciendo un procedimiento más complicado.

    "Salvó su visión y arregló su ojo para que se viera como los demás niños de su colegio. Estoy muy feliz" – Jenna Allen

    En primer lugar, practicó una cirugía conocida como trasposición, en la que utilizó dos de los seis músculos que controlan el ojo para reemplazar el músculo seccionado. Retiró además el tejido cicatricial para mejorar, en parte, el enrojecimiento. Por último, debilitó el recto medio – el músculo que está en la mitad del ojo – que se había tensionado debido al defecto de alineación de Jackson.

    Cuando el ojo de Jackson se recuperó de este tratamiento, la Dra. Edmond realizó una segunda cirugía para centrar el ojo. En esta oportunidad, inyectó además Botox en el músculo medio del ojo para que el ojo rotara hacia afuera y no hacia adentro.

    Después de la Cirugía, Jackson Recuperó la Visión

    Dos años después del accidente, la Dra. Edmond observó una alineación casi perfecta. Jackson tenía visión normal en el ojo derecho.

    "Fue el resultado más épico que haya visto jamás de un tipo de lesión tan devastadora como esta", dice la Dra. Edmond. "Nunca se sabe cuál pueda ser el grado de daño de una lesión como ésta en un músculo ocular. Ha tenido un resultado realmente increíble".

    Jackson seguirá utilizando un parche una hora al día hasta cuando cumpla seis años. Al igual que la mayoría de los niños de su edad, con frecuencia se queja de tener que usar el parche en el ojo, pero, a excepción de esto, no se refiere mucho a su accidente.

    ""Fue el resultado más épico que haya visto jamás de un tipo de lesión tan devastadora como esta" – Dra. Jane Edmond.

    “La Dra. Edmond es maravillosa”, dice Jenna. “No tengo cómo agradecerle lo que hizo por mi hijo. Tenía tanto miedo de que no pudiera volver a ver y de que los demás niños se burlaran de él en el colegio. Le salvó la visión y le arregló el ojo para que se viera como cualquiera de los otros niños del colegio. Estoy muy feliz”.

    Si no hubiera sido por la serie de procedimientos que se le hicieron gracias a la Dra. Edmond, es posible que la vida para Jackson hubiera sido muy distinta. Ahora, su futuro se ve más brillante que nunca.