• ¿Qué es una pingüécula y un pterigio?

    Escrito por
    Revisado por James M Huffman, MD
    Nov. 22, 2021

    La pingüécula y el pterigión son crecimientos en la conjuntiva del ojo.

    La pingüécula es un crecimiento amarillento en la conjuntiva. Suele localizarse en el lado del ojo más cercano a la nariz, aunque puede suceder en el lado opuesto. La pingüécula es un depósito de proteína, grasa o calcio.

    El pterigión es un crecimiento de tejido carnoso (compuesto de vasos sanguíneos) que puede comenzar como una pingüécula. Puede permanecer pequeño o crecer a un tamaño suficientemente grande como para cubrir parte de la córnea. Cuando esto sucede, puede afectarle la visión.

    Tanto la pingüecula como el pterigión se creen son causados por una combinación de exposición a rayos ultravioleta (UV) provenientes del sol, el viento o el polvo.

    Ilustración de un pterigio, que es un crecimiento de tejido carnoso que puede comenzar como una pingüécula. Puede permanecer pequeño o crecer lo suficiente para cubrir parte de la córnea.

    Cómo evitar tener una pingüécula y un pterigión

    Si ha tenido una pingüécula o un pterigión anteriormente al menos una vez, procure evitar exponerse a las cosas que causan estos crecimientos. Por ejemplo:

    Síntomas de la pingüécula y el pterigio

    Los síntomas de la pingüécula y el pterigión pueden variar de leves a graves. Por ejemplo:

    Un pterigio visto en primer plano en un ojo humano

    Diagnóstico de la pingüécula y el pterigio

    En muchos casos, no es necesario tratar ni la pingüécula ni el pterigión. Sin embargo, si tiene malestar en los ojos o la visión afectada, puede necesitar tratamiento.

    Tratamiento de la pingüécula

    Las gotas para lubricar los ojos pueden ayudar a aliviarle la irritación causada por la pingüécula. También ayudan a aliviar la sensación molesta de tener algo en el ojo. Si la pingüécula causa enrojecimiento e inflamación del ojo, el doctor puede recetarle gotas oculares con esteroides.

    Por lo general, las gotas para los ojos pueden aliviar cualquier molestia de la pinguécula, y la cirugía generalmente no se recomienda ni es necesaria.

    Tratamiento de pterigión

    Su oftalmólogo puede tratar el malestar, el enrojecimiento o la hinchazón de un pterigión con gotas para los ojos con lubricante o esteroides.

    Si el pterigión crece a un tamaño suficientemente grande como para causar problemas, el oftalmólogo probablemente le recomiende someterse a una cirugía para extirparlo. Una vez que el pterigión es extirpado, el cirujano puede trasplantar un trozo delgado de tejido normal en la zona afectada. Esta técnica ayuda a disminuir las probabilidades de que vuelva a crecerle un pterigión.

    La mejor manera de impedir que le vuelvan a salir la pingüécula y el pterigión es evitando la luz solar, la sequedad y el polvo.