• El corcho de una botella de champán casi le cuesta a un hombre su visión

    Escrito por
    Revisado por Rahul N Khurana, MD
    Feb. 02, 2022

    Como la mayoría de las personas, Jeremy West, de 40 años, pensó que sabía cómo abrir una botella de champán correctamente. Lo había hecho antes muchas veces sin ningún problema. Pero el pasado Día de la Madre, se le acabó la suerte. Mientras quitaba lentamente el corcho de la botella con los pulgares, éste se disparó directamente a su ojo. El dolor era agudo.

    “Al principio no podía abrir el ojo por el dolor”, dijo Jeremy. “Cuando finalmente abrí mi ojo, ni siquiera podía ver mi mano frente a ese ojo, solo las fuentes de luz. Todo se veía de un color naranja amarillento. En ese momento empecé a entrar en pánico y traté de averiguar qué debía hacer a continuación".

    Jeremy esperaba estar bien una vez que el dolor disminuyera, pero decidió llamar a una línea de asesoramiento médico, por si acaso. El asesor médico le aconsejó acudir de inmediato a urgencias para ser evaluado por un oftalmólogo, ya que las lesiones oculares pueden llevar a la pérdida de la visión.

    El brunch y las mimosas tendrían que esperar. Desde el asiento trasero de un Uber, Jeremy y su novia buscaron en Google sobre lesiones por corcho de champán. A medida que revisaban las noticias sobre corchos sacando los ojos de las personas, su ansiedad crecía. Jeremy recuerda el tono de preocupación en la voz de su novia cuando dijo: "No puedes estar perdiendo el ojo en este momento".

    “No puedes estar perdiendo el ojo en este momento”

    Las lesiones oculares causadas por el corcho de una botella de champán son raras, pero cuando ocurren, el daño puede ser devastador: el ojo puede abrirse, los huesos alrededor del ojo pueden fracturarse, puede causar sangrado dentro del ojo, o hacer que la retina se desprenda de la parte posterior del ojo.

    Teniendo en cuenta la física involucrada, no es difícil ver cómo un corcho volador puede causar ceguera. La botella de champán promedio tiene alrededor de 90 lpc de presión, suficiente para disparar el corcho de la botella a unas 50 mph. El corcho también tiene el tamaño perfecto para evadir los huesos protectores alrededor del ojo y brindar un golpe directo a la delicada estructura del ojo.

    El oftalmólogo vuelve a unir la retina 

    El Dr. Rahul Khurana, un oftalmólogo que se especializa en afecciones de la retina, determinó que Jeremy sufrió un desprendimiento de retina y que era necesaria una cirugía para salvar su visión.

    Un desprendimiento de retina ocurre cuando el tejido en la parte posterior del ojo se separa de la capa de vasos sanguíneos que proporcionan oxígeno y nutrientes. Los síntomas de un desprendimiento de retina incluyen ver destellos de luzmiodesopsias (pequeños puntos oscuros o líneas onduladas que flotan a través de su visión) o una “cortina” o sombra sobre su campo de visión.

    Para volver a colocar la retina en su lugar, el Dr. Khurana cosió una banda de silicona flexible alrededor de la parte blanca del ojo. Esto presiona suavemente la retina de regreso a su lugar. Después de seguir un plan estándar de recuperación postquirúrgica, que incluye permanecer en una posición recta durante unos días y algunas citas de seguimiento más, Jeremy pudo volver a ver bien con una prescripción actualizada de lentes de contacto.

    Según el Dr. Khurana, “Cada vez que experimenta una lesión en el ojo, corre el riesgo de sufrir consecuencias graves que ponen en peligro la visión. Esto es especialmente cierto en el caso de objetos de gran proyección, como los corchos de las botellas de champán, que pueden volar hasta 80 km/h desde la botella. El tratamiento de Jeremy fue exitoso, pero al final del día, estas lesiones son algo serio y nada está garantizado. Queremos que las personas sepan cómo prevenir estas lesiones y, si suceden, que se aseguren de consultar con un oftalmólogo de inmediato”.

    Sigue siendo un fan del champán, y ahora, protege los ojos 

    Para celebrar su exitosa recuperación, Jeremy le dio al Dr. Khurana una botella de champán como regalo de agradecimiento.

    “Obviamente soy mucho más cuidadoso ahora con cualquier cosa que pueda impactar en mi ojo”, dijo Jeremy. “Pero todavía me gusta tomar una buena mimosa en el brunch, así que eso no ha cambiado”.  

    Como muestra la experiencia de Jeremy, no es necesario agitar imprudentemente una botella y destapar el corcho delante de una multitud de personas para causar una lesión ocular grave. El error de Jeremy fue simple, no apuntó la botella lejos de sí mismo. La próxima vez que busque una botella de champán, siga estos consejos para mantenerse a salvo tanto usted como sus amigos y familiares:

    • Enfriar la botella de champán antes de abrirla. El champán se expande cuando está tibio y puede hacer que el corcho se reviente inesperadamente.
    • No agite la botella. Esto también puede hacer que la botella explote inesperadamente y provoque una lesión.
    • Al destaparla, corte el papel de aluminio, retire la cubierta de alambre y apunte la botella en un ángulo de 45 grados lejos de usted y de cualquier otra persona.
    • Coloque una toalla sobre la parte superior de la botella y sujete el corcho.
    • Lenta y firmemente gire la botella, no el corcho. Presione el corcho mientras gira la botella. Haga esto hasta que la presión en la botella comience a sacar el corcho de forma natural.