• 10 efectos secundarios de la cirugía de cataratas y cómo afrontarlos

    Escrito por Reena Mukamal
    Revisado por Carol L Karp MD
    Sep. 05, 2021

    La cirugía de cataratas es un procedimiento seguro y exitoso que mejora la visión de la gran mayoría de las personas. Las complicaciones graves son poco frecuentes entre los 4 millones de pacientes de cataratas norteamericanos que se someten a cirugía cada año.

    Aunque el proceso de recuperación es diferente para todos, existen algunos problemas que las personas suelen encontrar en los días posteriores a la cirugía, a medida que los ojos van sanando.

    Aquí hay 10 problemas que puede experimentar después de la cirugía de cataratas, por qué ocurren y qué puede hacer al respecto.

    Visión borrosa

    Es muy común tener una visión borrosa o poco clara al pasar los días y, a veces, incluso semanas después de la cirugía de extracción de cataratas. La mayoría de las veces, esto es causado por una hinchazón normal en el ojo que ocurre como parte de la cirugía.

    Los pacientes con cataratas más grandes, densas y/o firmes, tienen más probabilidades de experimentar más inflamación. Al comienzo, estos pacientes pueden tener visión nublada o sentirse como si estuvieran en una sala de vapor.

    ¿Qué ayuda?

    Las gotas oftálmicas antiinflamatorias prescritas por su oftalmólogo ayudarán, y deben tomarse según las indicaciones. La hinchazón debería disminuir y su visión debería aclararse al término de unos días, hasta una semana. Los pacientes que tienen una enfermedad de la córnea, como la distrofia de Fuchs, pueden tardar más – hasta un mes o más – en deshacerse de la hinchazón.

    Cuándo llamar al médico

    Si su visión borrosa no desaparece después de una semana, consulte a su oftalmólogo. Otras causas de visión borrosa continua incluyen error refractivo residual (sus ojos aún necesitan una corrección adicional con gafas), ojo seco u opacidad de la cápsula posterior (OCP).

    Ojo seco

    Después de la cirugía de cataratas, casi todos los pacientes experimentan cierto nivel de resequedad en el ojo. Una pequeña cantidad de nervios en la superficie de su ojo se cortan cuando su cirujano hace las incisiones necesarias para alcanzar su cristalino. Estos nervios son parte del circuito de retroalimentación que le dice a su ojo que produzca lágrimas para la lubricación. Los nervios generalmente sanarán en aproximadamente tres meses, pero hasta entonces, es posible que no sienta cuando su ojo está seco y disminuya la producción de lágrimas. Si tenía ojo seco antes de la cirugía, puede experimentar aún más resequedad después. El ojo seco puede causar malestar, sensibilidad a la luz y/o visión borrosa.

    ¿Qué ayuda?

    Si experimenta sequedad leve del ojo, las lágrimas artificiales sin conservantes de venta libre (OTC, por su sigla en inglés) pueden ayudar. Asegúrese de esperar 5 minutos después de aplicar las gotas prescritas antes de utilizar las lágrimas artificiales, para que el medicamento no se diluya.

    Cuándo llamar al médico

    Si las lágrimas de venta libre no brindan suficiente alivio, comuníquese con su oftalmólogo, quien puede sugerir otras posibles soluciones para superar el período de sequedad.

    Malestar/sensación de cuerpo extraño dentro del ojo

    Muchas personas se quejan de que sienten que tienen arena dentro del ojo o que el ojo se siente irritado después de la cirugía. Esta es una sensación normal causada por la pequeña incisión en el ojo y debería sanar en aproximadamente una semana. Si tiene ojo seco, el malestar puede durar más — hasta tres meses. Algunos pacientes con cataratas requieren un punto o sutura en el ojo durante la cirugía. Esto no debería molestarle, pero ocasionalmente es necesario retirar la sutura después de la cirugía.

    Opacidad de la cápsula posterior (OCP)

    A veces, la visión borrosa es causada por la OCP, una complicación bastante común que puede ocurrir semanas, meses o (más frecuentemente) años después de la cirugía de cataratas. Ocurre cuando la cápsula del cristalino, la membrana que sostiene su nuevo lente intraocular en su lugar, se vuelve borrosa o arrugada y comienza a nublar la visión. La OCP es el resultado del crecimiento de células en la membrana con el tiempo, similar al tejido cicatricial.

    ¿Qué ayuda?

    Esta afección se puede tratar con un procedimiento láser rápido y seguro llamado capsulotomía con láser YAG. Su cirujano de cataratas usará un láser para hacer una abertura en la cápsula turbia, permitiendo que la luz pase a través para una visión clara. El procedimiento dura aproximadamente 5 minutos y no requiere una incisión.  

    Deslumbramiento, halos y otras imágenes no deseadas

    Muchos pacientes con cataratas experimentan "imágenes visuales no deseadas" después de la cirugía, también conocidas como difotopsias. Los deslumbramientos, los halos y los rayos de luz son ejemplos de disfotopsia positiva. Ocurren con más frecuencia por la noche o con poca luz y son más comunes con lentes multifocales. Estos efectos pueden ser más notorios entre la cirugía del primer ojo y la del segundo ojo. El error de refracción residual también puede causar disfotopsia positiva, y la prescripción de anteojos adecuada lo corregirá. Otras veces, la OPC puede ser el culpable y el tratamiento con láser YAG puede resolver el problema.

    ¿Qué ayuda?

    Si se han descartado estos problemas pero persisten el resplandor y los halos, su oftalmólogo puede recomendar gotas especiales por la noche para ayudar a reducir las imágenes no deseadas.

    Otros pacientes ven un arco de luz o sombra en forma de media luna en su campo visual después de la cirugía. Esto se llama disfotopsia negativa y ocurre en aproximadamente el 15% de los pacientes. Los médicos no están exactamente seguros de cuál es la causa. En muchos pacientes, la disfotopsia se resuelve por sí sola en unos pocos meses.

    Cuándo llamar al médico

    Si la disfotopsia continúa siendo un problema después de 3 a 4 meses, su oftalmólogo le sugerirá opciones de tratamiento.

    Sensibilidad a la luz

    Después de la remoción de cataratas, se espera un poco de sensibilidad a la luz debido a la sequedad en el ojo. Pero si sus ojos se entrecierran, o se cierran por reflejo con la exposición a la luz, podría ser una señal de inflamación en el ojo o iritis.

    ¿Qué ayuda?

    Una gota de esteroides recetada por su oftalmólogo puede ayudar. A veces, es posible que deba utilizar gafas de sol durante algunos meses hasta que desaparezca la iritis. La mayoría de las veces es causada por un "rebote", a medida que disminuye gradualmente las gotas antiinflamatorias.

    Cuándo llamar al médico

    Los ojos secos persistentes y la blefaritis también pueden causar sensibilidad a la luz. A veces hay otras causas que deben tenerse en cuenta. La sensibilidad a la luz extrema puede ser un signo de infección. Si está experimentando esto, llame a su oftalmólogo de inmediato.

    Náuseas o desorientación

    Sentir náuseas después de la cirugía suele ser un efecto secundario de la anestesia intravenosa utilizada para la sedación. No es inusual tener náuseas persistentes durante uno o dos días después de la operación.

    ¿Qué ayuda?

    Rehidratarse con muchos líquidos y comer después de llegar a casa debería ayudar.

    Cuándo llamar al médico

    La presión elevada en el ojo o la hipertensión ocular, también puede hacer que sienta ganas de vomitar. Los geles especiales que se utilizan durante la cirugía, pueden aumentar temporalmente la presión en el ojo. Las personas con glaucoma pueden experimentar presión ocular elevada. Su oftalmólogo debe controlar su presión ocular el día después de la cirugía y ofrecer tratamiento, si es necesario.

    Ojos rojos o inyectados en sangre

    Un ojo rojo o inyectado en sangre después de la cirugía, es muy común. Normalmente es causado por una inflamación y/o rotura de un vaso sanguíneo, también conocida como hemorragia subconjuntival. Esto puede crear una mancha roja de aspecto aterrador en el ojo, pero generalmente es inofensiva y se cura por sí sola. Ocurre con más frecuencia en personas que se han sometido a una cirugía de cataratas con láser, que implica el uso de un succionador en el ojo. Pueden pasar dos o tres semanas antes de que el cuerpo reabsorba la sangre y la mancha desaparezca por completo.

    Cuándo llamar al médico

    Si el enrojecimiento del ojo se acompaña de dolor, sensibilidad a la luz y/o un cambio en la visión, consulte a su oftalmólogo de inmediato.

    Miodesopsias o destellos de luz

    Puede experimentar flotadores, o pequeños puntos o líneas en su campo de visión, después de que se eliminen las cataratas. Estas son las sombras de pequeños grupos de gel vítreo que llena su ojo. No son graves y tienden a desaparecer por sí mismos.

    Cuándo llamar al médico

    Pero si experimenta ráfagas de miodesopsias, como si alguien rociara manchas o destellos de luz, como una cámara que se apaga, o una sombra o cortina que aparece en su visión lateral, llame a su oftalmólogo de inmediato. Estos son signos de desprendimiento de retina, una complicación poco común de la cirugía de cataratas que ocurre cuando la retina se separa de la parte posterior del ojo.

    Párpado caído

    El párpado caído es causado por ptosis, y es bastante común después de la cirugía. Ocurre con más frecuencia en personas cuyos párpados se inflaman después de la operación. Es probable que sea causado por el espéculo, una herramienta que usa el cirujano para abrir los párpados y mantener el ojo accesible para el procedimiento. También puede deberse a una inflamación ocular postoperatoria. Normalmente, el párpado caído desaparece por sí solo en seis meses.

    Cuándo llamar al médico

    Si un párpado dura caído más de 6 meses, es posible que necesite una cirugía para corregirlo.