Due to poor air quality related to fires in California, the Academy’s San Francisco offices will be closed Friday, Nov. 16. Member support staff will not be available by phone and responses to emails may be delayed.

  • Cómo puede afectar su visión la actividad sexual

    Revisado por Laurie Gray Barber MD
    Apr. 03, 2018

    Las elecciones sexuales positivas tienen beneficios bien documentados para la salud y a felicidad. Sin embargo ¿Sabía usted que la actividad sexual puede afectar sus ojos y su visión? No corra riesgos, porque podría perder la vista al hacerlo.

    Si lleva una vida sexual activa, debe tener cuidado de cómo se difunden las enfermedades de trasmisión sexual (ETSs). Sin embargo, tal vez no sepa que en muchas de las ETSs pueden también ser nocivas para sus ojos y su visión. Puede reducir su riesgo de contagiarse de una ETS aprendiendo a escoger sus parejas y a practicar sexo seguro. Si tiene o ha tenido una ETS, hable con su pareja sobre sexo seguro.

    El herpes y los ojos

    Hay dos tipos de virus de herpes simplex (VHS). El tipo I produce fuegos o ampollas febriles. Cerca del 90 por ciento de la población en Estados Unidos ha estado expuesta al herpes tipo I en algún momento de sus vidas. El VHS tipo II produce herpes genital.

    Cualquiera de los dos tipos puede presentarse en cualquier parte del cuerpo. Cualquiera de los dos puede producir una infección ocular grave — o incluso pérdida de la visión. Una infección por herpes en el ojo puede dejar una cicatriz (o desgarro) permanente en la córnea o en el conducto nasolagrimal. El VHS se sabe que también causa inflamación de la retina lo que puede producir una cicatriz, desprendimiento de retina y pérdida de la visión.

    Ambos tipos de virus herpes se contagian por contacto piel a piel. El herpes llega a l ojo ya sea por contacto facial directo con la lesión herpética o al tocar los ojos después de haber tocado una lesión. Protéjase utilizando condones protectores dentales y lavándose las manos cuidadosamente. Si su pareja tiene una erupción activa, no toque las lesiones.

    La sífilis y los ojos

    La sífilis es una ETS que por lo general produce lesiones y brotes. Puede tener efectos mucho más graves — incluso mortales — en el cuerpo, si no se trata. Afortunadamente, la sífilis puede curarse con antibióticos en las etapas tempranas. Sin embargo, el daño que el cuerpo ya ha sufrido antes del tratamiento no puede revertirse.

    Cuando la sífilis afecta los ojos, puede causar inflamación de la conjuntiva, de la córnea, de la úvea (el recubrimiento interior del ojo), la epiesclera (la capa externa del ojo), el nervio óptico y la retina. Cualquiera de estas afecciones puede producir graves problemas de larga duración para su visión, como emborronamiento de la visión, dolor y resequedad del ojo.

    La sífilis afecta todo el organismo una vez infectado. No necesariamente tiene que ser porque algo entre al ojo — la sífilis se trasmite a través del torrente sanguíneo. Cuando se usan correctamente los condones, pueden, con frecuencia, proteger contra la sífilis. Sin embargo, cualquier lesión por sífilis que no esté cubierta por el condón seguirá siendo contagiosa.

    La gonorrea y los ojos

    La gonorrea puede infectar los genitales, el ano, la garganta y los ojos. Generalmente se difunde a través de parejas que tienen pocos o ningún síntoma. La gonorrea puede tratarse con medicamentos, aunque en años recientes, algunas cepas se han vuelto resistentes a los medicamentos de uso más frecuente.

    Cuando la gonorrea infecta los ojos puede causar una forma de ojo rosa con una gran cantidad de flujo purulento que sale del ojo. La gonorrea puede trasmitirse de madre a hijo durante el parto.

    La gonorrea en el ojo se contagia por contacto directo con los líquidos corporales durante o después del acto sexual, por tocarse los ojos durante o después del acto sexual o durante el parto. Los condones y las prácticas sexuales más seguras pueden prevenir la mayoría de las infecciones por gonorrea.

    Las verrugas venéreas y los ojos

    Las verrugas venéreas (condylomata acuminata) son infecciones virales que se trasmiten por contacto directo con el tejido verrugoso. Las verrugas pueden aparecer en los párpados, en la boca, en los genitales o en las membranas mucosas anales. En el ojo, las verrugas venéreas pueden producir abultamientos color piel y una infección a largo plazo en la superficie del ojo.

    El virus que produce las verrugas venéreas es una de varias variantes del virus del papiloma humano (VPH). Las verrugas venéreas pueden afectar los ojos después de contacto directo entre los ojos y las verrugas, o por tocar los ojos después de haber tocado las verrugas. Prácticas de sexo más seguras y un buen lavado de manos pueden reducir el riesgo.

    El VIH/SIDA y los ojos

    El virus de inmunodeficiencia humana (VIH) puede causar hemorragias y derrames en la retina. Tener VIH o SIDA puede también abrir la puerta a infecciones retinianas más graves por el virus conocido como citomegalovirus (CMV). La infección por CMV puede llevar a desprendimiento de retina y pérdida de visión. El SIDA puede producir también un cáncer conocido como sarcoma de Kaposi que puede aparecer en los párpados o en la conjuntiva. La infección por VIH puede también facilitar el que una persona se infecte gravemente con otra ETS.

    Los condones y prácticas sexuales más seguras pueden reducir el riesgo de contraer VIH. Una vez que alguien ha tenido VIH o SIDA, esta infección puede afectar los ojos al trasmitirse por el torrente sanguíneo y los tejidos corporales.

    Los piojos púbicos y los ojos

    Los piojos púbicos, conocidos comúnmente como "ladilla", son parásitos de seis patas que generalmente se encuentran en el vello púbico. Son una especie diferente de los pijos que generalmente se encuentran en la parte superior de la cabeza. Sin embargo, los piojos púbicos pueden aparecer en cualquier lugar del cuerpo donde crezca vello, incluyendo las cejas y las pestañas. El parásito se adhiere a los vellos y luego inyecta su saliva en la piel. Esto produce un prurito de larga duración que produce una sensación de ardor en la piel.

    Las infestaciones por piojos son tratables y los piojos no trasmiten ninguna otra enfermedad.