• Los lentes de contacto para disfraces dieron un golpe cegador a la visión de Julian

    Escrito por Shirley Dang
    Revisado por James M Huffman, MD
    Editado por Kierstan Boyd
    Nov. 13, 2021

    Comprar lentes de contacto cosméticos sin prescripción médica puede causar la pérdida de la visión

    En la escuela secundaria, Julian Hamlin cambió su apariencia día a día con lentes de contacto de colores sin prescripción médica que compró por $20 en una estación de servicio. Cambiar diariamente el color de los ojos, de gris a verde o azul, con lentes de contacto, ayudó a este joven de 17 años a sentir que sobresalía. Hoy todavía lo hace, pero no por las mismas razones. El nativo de Carolina del Sur tiene que utilizar un parche en el ojo o lentes de sol constantemente, después de que se necesitaran 10 cirugías para tratar las infecciones y lesiones que causaron esos lentes de contacto sin prescripción médica.

    La vida de Julian Hamlin cambió permanentemente cuando los lentes de contacto decorativos sin prescripción le robaron la visión en uno de sus ojos.

    Está legalmente ciego del ojo izquierdo. Si bien el color de sus ojos ha cambiado, se debe a múltiples cirugías. Su ojo derecho todavía es marrón, el dañado es azul.

    "A veces se vuelve difícil", sostiene Hamlin. "Definitivamente cambió mi vida para siempre".

    Ha sufrido múltiples infecciones oculares, cataratas y glaucoma secundario, todo lo cual requirió cirugía. Para controlar la presión alta en su ojo ocasionada por el glaucoma, los médicos le implantaron un stent.

    Según el Dr. David O'Day, oftalmólogo de Hamlin, del Charleston Cornea & Refractive Surgery, "Esto ha afectado seriamente su vida. Si la presión en el ojo aumenta mucho, en cierto modo destruye el nervio óptico. No se puede recuperar eso".

    El Dr. O'Day dijo que es una burla que estos lentes de contacto sin prescripción médica sigan a la venta en todo el país, a pesar de la prohibición de la FDA sobre la venta de estos lentes de contacto por parte de proveedores no autorizados, como salones de belleza, gasolineras y mercados callejeros.

    "Éstos vienen en cajas que no son estériles ni traen instrucciones", sostiene el Dr. O'Day. "No hay forma de que alguien deba usar estas cosas".

    Mientras tanto, Hamlin se esfuerza por salir adelante, pero las visitas periódicas al médico le dificultan mantener un trabajo. Leer para la escuela se ha vuelto difícil porque las letras se juntan, si su tamaño es pequeño.

    A los que creen que necesitan cambiar el color de sus ojos con lentes de contacto decorativos de venta libre, ya sea para un disfraz o para la vida cotidiana, Hamlin les envía su propia advertencia.

    "Ni siquiera vale la pena. Sé lo que eres. No hay necesidad de tratar de cambiar lo que eres", sostiene Hamlin. "Yo lo hice y sigo sufriendo".

    >