• ¿Qué es el melanoma ocular?

    Read in English:
    Escrito por
    Revisado por G Atma Vemulakonda, MD
    Nov. 17, 2022

    Un melanoma ocular (un melanoma en el ojo o alrededor del ojo) es un tipo de cáncer que se desarrolla en las células que producen pigmento. El pigmento es la sustancia que le da color a la piel, el cabello y los ojos. Así como puede desarrollar melanoma en la piel, también puede desarrollarlo en el ojo o la conjuntiva. Si bien se trata del cáncer de ojo más común en adultos, el melanoma ocular es muy poco frecuente.

    Los melanomas oculares suelen comenzar en el medio de las tres capas del ojo. La capa exterior del ojo es la esclerótica. La capa interna es la retina. La capa intermedia entre la esclerótica y la retina se llama la úvea.

    Con poca frecuencia, el melanoma ocular también puede ocurrir en la conjuntiva.

    Como la mayoría de los melanomas oculares se forman en la parte del ojo que no puede ver al mirarse al espejo, pueden ser difíciles de detectar. Además, el melanoma ocular no suele presentar indicios o síntomas en su etapa temprana. Es por eso que es importante visitar a un oftalmólogo con frecuencia.

    ¿Qué causa un melanoma ocular?

    No se sabe por qué se desarrollan los melanomas oculares. Sabemos que las personas nacidas con ciertos tumores en el ojo (nevus o lunares), al igual que quienes tienen ojos de color más claro, están en más alto riesgo de desarrollar melanoma ocular.

    El melanoma ocular se produce cuando el ADN de las células de pigmento del ojo generan errores. Estos errores hacen que las células se multipliquen descontroladamente. Las células mutadas se acumulan en el ojo o sobre él y forman un melanoma.

    Algunos factores aumentan el riesgo de desarrollar melanoma. Por ejemplo:

    Síntomas de melanoma ocular

    En su etapa temprana, el melanoma ocular puede no presentar ningún síntoma. Como la mayoría de los melanomas se forma en una parte del ojo que no se puede ver, es posible que no sepa si tiene uno.

    En caso de que sí presente síntomas, pueden ser:

    • una mancha oscura en el iris o la conjuntiva
    • visión borrosa o distorsionada, o un punto ciego en su visión lateral
    • sensación de luces intermitentes
    • un cambio en la forma de la pupila
    • el envejecimiento
    • tener ascendencia caucásica
    • haber heredado determinadas afecciones de la piel, como síndrome de nevo displásico, que causa lunares anormales
    • tener una pigmentación anormal en la piel de los párpados y una pigmentación mayor en la úvea
    • La presencia de un lunar en el ojo o en su superficie

    ¿Cómo se diagnostica el melanoma ocular?

    El diagnóstico del melanoma ocular comienza con el examen de dilatación del ojo por un oftalmólogo. Ya que el melanoma ocular puede no causar síntomas al comienzo, la enfermedad suele detectarse durante un examen ocular de rutina.

    Un melanoma es diferente a un nevo o un lunar en el ojo o sobre él. Los melanomas dentro del ojo pueden ser de diferentes colores (de café claro a oscuro, de pigmentación naranja, o sin color alguno). Son más gruesos de lo común y pueden tener fugas de líquidos.

    Si el oftalmólogo sospecha que tiene un melanoma ocular, puede recomendarle que se someta a más pruebas. Por ejemplo:

    • Una ecografía del ojo. El examen ecográfico del ojo es un procedimiento en el que se hacen rebotar ondas de sonido de alta energía contra los tejidos internos del ojo para generar ecos. Se utilizan gotas para adormecer el ojo y se introduce cuidadosamente una sonda que envía y recibe ondas de sonido sobre la superficie del ojo. Los ecos crean una imagen del interior del ojo. Esta imagen permite al oftalmólogo medir el tamaño del melanoma.
    • Angiografía con fluoresceína. Este procedimiento utiliza un contraste que se le inyecta en el brazo y que llega hasta el interior del ojo. Luego, una cámara especial toma fotos del interior del ojo para determinar si existe alguna obstrucción o fuga de líquido.
    • Autoflourescencia de fondo del ojo. este examen utiliza un tipo de cámara especial que permite revelar la presencia de áreas con daño en forma de puntos pequeños de luz en una fotografía.
    • Tomografía de coherencia óptica. conocida también como TCO, este examen de imagen toma fotografías muy detalladas del interior del ojo.
    • Biopsia. Si su oftalmólogo sospecha que usted tiene un melanoma conjuntival, él o ella puede realizar una biopsia. En este procedimiento, el tumor es removido de la superficie del ojo. El tejido es examinado en un laboratorio. Por lo general, no es necesario hacer una biopsia para diagnosticar melanoma ocular, pero puede revelar información sobre el tumor y sobre la posibilidad de que se propague hace otras partes del cuerpo.

    Su oftalmólogo puede referirlo a otro especialista para que se someta a otras pruebas y así determinar si el melanoma se ha diseminado (es decir, si ha hecho metástasis).

    Estos exámenes pueden tener que repetirse con regularidad por muchos años.

    Tratamiento

    Si le diagnostican un melanoma ocular, tendrá diversas opciones de tratamiento. El tratamiento dependerá de lo siguiente:

    • la ubicación y el tamaño del melanoma
    • su salud general

    En general, las opciones de tratamiento se dividen en dos categorías: radiación y cirugía.

    Radiación de melanoma ocular

    Durante una radioterapia, varios tipos de radiación son utilizados para erradicar al melanoma o impedir que continúe creciendo.

    El tipo más común de radioterapia usada para el melanoma ocular se denomina radioterapia con placa. En esta terapia se colocan semillas radioactivas en un disco llamado placa, y éste se coloca en la pared del ojo al lado del tumor. La placa, que parece una tapa de botella diminuta, suele estar hecha de oro. Esto ayuda a proteger los tejidos cercanos de daños por la radiación que se envía al tumor. Se realizan suturas temporales para sostener la placa en el lugar durante cuatro o cinco días, y luego se la quita.

    También se le puede aplicar radioterapia por medio de una máquina. Esta máquina envía un fino rayo de partículas radioactivas al ojo. Este tipo de radioterapia se administra en el transcurso de varios días.

    Para tumores más pequeños, tratamientos con láser, energía de calor, o ambos, pueden ser usados.

    Cirugía de melanoma ocular

    Según el tamaño y la ubicación del melanoma, la cirugía puede ser la opción recomendada. La cirugía puede consistir en extirparle el tumor y parte del tejido saludable alrededor de él en el ojo.

    En casos de tumores grandes, tumores que provoquen dolor en el ojo, y tumores que afecten el nervio óptico, la cirugía puede consistir en extirparle la totalidad del ojo (enucleación). Una vez que el ojo es removido, se le coloca un implante en su lugar de manera que el implante pueda moverse. Después de haberse curado de la cirugía, se le colocará un ojo artificial (prótesis). Se pintará especialmente para que coincida con el otro ojo.

    Tanto la radiación como la cirugía pueden dañar la visión en el ojo.

    Tratamiento del melanoma conjuntival

    El tratamiento para melanoma en la superficie del ojo puede incluir gotas oculares de quimioterapia, cirugía, congelamiento, y radiación.

    Debe hablar con su oftalmólogo acerca de cómo puede afectarle la visión el tratamiento. Él o ella también le pueden explicar las opciones disponibles para ayudarlo con cualquier tipo de pérdida de visión.