• El Sol, la radiación UV y sus ojos

    Escrito por David Turbert
    Aug. 28, 2014

    Esté atento a la seguridad contra la radiación ultravioleta (UV)

    Los oftalmólogos nos advierten que la exposición excesiva a la luz ultravioleta aumenta los riesgos de enfermedades oculares, incluyendo cataratas, tumores en el ojo, y cáncer. Una exposición fuerte a la reflexión de la nieve también puede causar daño doloroso rápidamente, llamado ceguera de nieve.

    Los crecimientos de tejido en el ojo, tales como el pterigión, pueden aparecer en los adolescentes o jóvenes, especialmente en quienes hacen surf, esquiadores, pescadores, agricultores, o cualquier persona que pase largas horas bajo el sol del mediodía o en condiciones de intensa radiación UV encontradas cerca de los ríos, océanos y montañas.

    Enfermedades como cataratas oculares y cánceres pueden tardar muchos años en desarrollarse, pero cada vez que salimos al sol sin protección, podríamos estar agregando daño que se suma a los riesgos de estos graves trastornos. Los bebés y los niños deben usar sombreros y anteojos de sol por esta misma razón. Las personas de todas las edades deben tomar precauciones cuando estén al aire libre.

    Siga estos consejos para proteger sus ojos del sol durante todo el año:

    • Daños causados por el sol pueden ocurrir en cualquier época del año, no solo en el verano, por lo que es bueno asegurarse de usar anteojos de sol con protección UV, al igual que sombreros de ala ancha cuando esté al aire libre.
    • No se deje engañar por las nubes: los rayos del sol pueden pasar a través de la neblina y las nubes delgadas.
    • Nunca mire directamente al sol. Una mirada directa al sol, inclusive durante un eclipse, puede ocasionar una retinopatía solar, la cual daña la retina del ojo por radiación solar.
    • No olvide a los niños y adultos mayores de la familia: todos están en riesgo, inclusive niños y ancianos. Proteja sus ojos con sombreros y anteojos de sol.

    La luz UV: Buena para dormir bien durante la noche, con moderación

    Cuando dormimos, nuestros ojos disfrutan de una lubricación continua. Durante el sueño, los ojos no están expuestos a elementos irritantes como el polvo, los alérgenos o el humo que pueda haberse acumulado durante el día. Algunas investigaciones sugieren que las células sensibles a la luz en el ojo son importantes para nuestra capacidad de regular los ciclos entre el sueño y estar despiertos. Esto puede ser más crítico a medida que envejecemos, cuando más personas tienen problemas con insomnio. Si bien es importante proteger los ojos de una sobreexposición a la luz ultravioleta, los ojos también necesitan una mínima exposición a la luz natural todos los días para ayudar a mantener los ciclos normales de sueño.

    Tiempo al aire libre puede prevenir la miopía en niños

    Las investigaciones han demostrado que los niños que pasan más tiempo al aire libre y expuestos a la luz del día pueden reducir su riesgo de desarrollar miopía. Así que no sólo es el ejercicio bueno para la salud ocular, sino también parece que hacer éste ejercicio al aire libre puede ser beneficioso. Sacar a sus hijos a jugar al aire libre no solo puede ayudar a reducir su riesgo de desarrollar miopía, pero también les enseñará buenos hábitos de salud ocular para toda la vida.