• Desarrollo de la visión: infancia

    Escrito por
    Editado por Daniel Porter
    May. 23, 2017

    La visión de un niño se fortalece cada año. Esta visión mejorada es necesaria a medida que el niño explora el mundo de manera más completa y comienza la escuela.

    El ojo en desarrollo está aprendiendo a hacer muchas cosas mejor, como:

    • acomodar y enfocar el ojo. Esto permite que el ojo cambie rápidamente el enfoque entre distancias.
    • ver cosas en 3D (tres dimensiones). Esto se conoce como percepción de profundidad.
    • rastrear, lo que ayuda a los ojos a seguir un objeto en movimiento.
    • converger, lo que ayuda a que ambos ojos se enfoquen juntos en un objeto al mismo tiempo.

    Mientras observa a su hijo crecer, busque estas señales en el desarrollo de la visión:

    De 3 a 4 años

    • Coordinación mano-ojo mejorada y habilidades motoras finas. Esto es evidente cuando un niño es mejor con rompecabezas o juguetes de construcción.
    • La memoria visual mejorada ayuda a los niños a copiar formas como un círculo al dibujar. Ellos pueden acordarse ciertos recuerdos para contar una historia visualmente.
    • Puede leer la mayoría de las líneas de la tabla optométrica.

    De 4 a 6 años

    • Reconocer letras y objetos.
    • Un niño comienza a pronunciar el alfabeto y a nombrar diferentes tipos de dinero.
    • Habilidades de lectura. La correlación mejorada (los ojos se mueven juntos) ayuda al niño a seguir las palabras de izquierda a derecha en la página.
    • Cuando ambos ojos funcionan bien juntos, la percepción de profundidad está completamente desarrollada. Esto ayuda al niño a precisar las distancias entre los objetos y ellos mismos. Un niño con buena percepción de la profundidad se siente cómodo practicando deportes o simplemente se mueve por el mundo con confianza. 

    Esté atento a las señales, pero recuerde que los niños se desarrollan a ritmos diferentes. Si bien los retrasos pueden ser normales, cuando vea uno, hable con su médico. Esté atento a los signos de problemas en la visión, como inclinar la cabeza, parpadear o entrecerrar mucho los ojos o, evitar leer.

    Problemas de visión comunes en la niñez

    Los errores refractivos son muy comunes. Provocan visión borrosa y se corrigen con gafas. Hay tres errores refractivos principales:

    • Hipermetropía. Los objetos cercanos son borrosos para un niño (como cuando lee), y los objetos distantes se ven con mayor claridad. La mayoría de los niños tiene una hipermetropía mínima o moderada.
    • Miopía. Un niño ve los objetos de cerca con mayor claridad que los objetos a distancia.
    • Astigmatismo. Con astigmatismo, la visión de cerca y de lejos es borrosa. Es casi como mirar en el espejo de una casa de la risa en el que parece demasiado alto, demasiado ancho o demasiado delgado.

    Es posible tener dos o más errores refractivos al mismo tiempo. Sin tratamiento, los errores refractivos pueden provocar problemas de visión más graves.

    Estrabismo

    El estrabismo es cuando los ojos están desalineados y apuntan en diferentes direcciones. Para que una visión saludable se desarrolle hasta la edad adulta, ambos ojos deben trabajar juntos.

    Ambliopía

    La ambliopía (ojo perezoso) es cuando uno o ambos ojos no desarrollan una visión normal durante la infancia. Los problemas oculares como el estrabismo o los errores refractivos impiden que el ojo vea correctamente. Esto conlleva a ojo perezoso.

    Es poco probable que un niño le diga que su visión es borrosa. Y, con frecuencia, un padre no ve signos de estrabismo, ambliopía o errores refractivos. Por eso es tan importante hacer exámenes de detección de enfermedades durante estos años críticos

    Consejos para ayudar a la visión de su hijo a medida que crece

    Fortalezca las habilidades visuales de su hijo con estos juguetes y actividades:

    • Rompecabezas, bloques de construcción, tableros de piezas y juguetes similares para la coordinación ojo-mano
    • Hacer joyas/unir esferas pequeñas
    • Pintar y dibujar
    • Jugar a lanzar y atrapar una pelota que sea suave y segura para niños

    Proteja la visión de su hijo con:

    El juego al aire libre y la miopía

    Pasar más tiempo al aire libre puede reducir el riesgo de miopía de un niño. Un estudio observó a los niños que pasaban 40 minutos adicionales al aire libre, cada día. Estos niños redujeron el riesgo de tener miopía o una miopía más grave (prescripción/anteojos más fuertes). Los niños que pasaban más tiempo en interiores (leyendo o en sus dispositivos informáticos) tenían más probabilidades de padecer miopía o miopía grave.

    Si bien no existe un vínculo directo, el estudio respalda la idea de que equilibrar el tiempo al aire libre con el tiempo en interiores, es beneficioso para la salud y el bienestar de un niño.