• ¿Qué es la telangiectasia macular?

    Escrito por
    Revisado por G Atma Vemulakonda, MD
    Apr. 23, 2020

    La telangiectasia macular es una enfermedad que afecta la mácula, y causa pérdida de la visión central. La telangiectasia macular se desarrolla cuando hay problemas con los vasos sanguíneos pequeños alrededor de la fóvea. La fóvea, en el centro de la mácula, nos da nuestra visión central más aguda para actividades como la lectura.

    Hay dos tipos de telangiectasia macular, y cada una afecta a los vasos sanguíneos de manera diferente.

    Telangiectasia macular tipo 2

    La forma más común es la telangiectasia macular tipo 2. Los vasos sanguíneos pequeños alrededor de la fóvea tienen fugas, se dilatan (agrandan), o ambas cosas. En algunos casos, se forman nuevos vasos sanguíneos debajo de la retina y estos también pueden romperse o tener fugas de líquido. El líquido que escapa de los vasos sanguíneos provoca que la mácula se hinche o se torne más gruesa. Esta es una afección llamada edema macular, que afecta la visión central. Además, en ocasiones puede formarse tejido cicatricial sobre la mácula y la fóvea, causando pérdida de la visión detallada. El tipo 2 afecta ambos ojos, pero no necesariamente con la misma gravedad. Telangiectasia macular tipo 1. En la telangiectasia macular tipo 1, los vasos sanguíneos se dilatan. Esto forma pequeños aneurismas, lo que provoca hinchazón y daño de las células maculares. La enfermedad casi siempre ocurre en un ojo, lo que la distingue de la telangiectasia macular tipo 2.

    Telangiectasia macular tipo 1

    En la telangiectasia macular tipo 1, los vasos sanguíneos se dilatan. Esto forma pequeños aneurismas, lo que provoca hinchazón y daño de las células maculares. La enfermedad casi siempre ocurre en un ojo, lo que la distingue de la telangiectasia macular tipo 2.

    Síntomas de telangiectasia macular

    En las etapas iniciales, las personas con telangiectasia macular no tienen síntomas.

    A medida que la enfermedad avanza, es posible que desarrolle visión borrosa, visión distorsionada y pérdida de la visión central. Es probable que necesite luz más intensa para leer o realizar otras funciones. La pérdida de la visión central avanza a lo largo de un período de 10 a 20 años. La telangiectasia macular no afecta la visión lateral y, generalmente, no causa ceguera total.

    Dado que la telangiectasia macular no tiene síntomas tempranos, es importante someterse a exámenes oculares regulares. Esto le permite a su oftalmólogo detectar cualquier problema macular lo antes posible.

    ¿Quién está en riesgo de desarrollar una telangiectasia macular?

    La telangiectasia macular tipo 2 ocurre con mayor frecuencia en adultos de mediana edad. Los hombres y las mujeres se ven afectados por igual. Si usted tiene diabetes o hipertensión, posiblemente esté en mayor riesgo. La enfermedad parece presentarse en algunas familias, por lo que puede haber una predisposición genética. Esto no se entiende por completo todavía. En la mayoría de los casos no se encuentra ninguna causa conocida de la enfermedad.

    Telangiectasia macular tipo 1 asociada con enfermedad de Coats. Éste es un trastorno ocular raro que está presente al nacer y se encuentra exclusivamente en varones. La telangiectasia macular tipo 1 por lo general es diagnosticada alrededor de los 40 años de edad.

    ¿Cómo se diagnóstico la telangiectasia macular?

    Es posible que su oftalmólogo encuentre pequeños y finos cristales en el centro de la mácula. También puede encontrar decoloración de la mácula y anormalidades en los vasos sanguíneos del centro de la mácula. Estas son señales de telangiectasia macular.

    En primer lugar, el oftalmólogo le hará una evaluación minuciosa de la visión. Esto incluirá pruebas con una rejilla de Amsler para detectar cualquier área ondulada u oscura en la visión central. El médico luego le dilatará (agrandará) las pupilas con gotas para los ojos. Le examinará los ojos con un oftalmoscopio. Este dispositivo le permite ver la retina y otras áreas en la parte posterior del ojo.

    Si su oftalmólogo sospecha que usted tiene telangiectasia macular, normalmente le tomará fotografías especiales del ojo. El médico las tomará mediante una tomografía de coherencia óptica (TCO) y una angiografía con fluoresceína (AF).

    La TCO utiliza la luz para formar imágenes de la estructura subyacente de la retina. Estas imágenes muestran el grosor de la retina. Pueden ayudarle al oftalmólogo a detectar hinchazón y vasos sanguíneos anormales.

    Durante la AF, se le inyecta un contraste de origen vegetal en una vena del brazo. El contraste viaja por todo el cuerpo, incluso los ojos. La AF captura imágenes de los vasos sanguíneos retinianos a medida que el contraste pasa por ellos. El contraste resalta las áreas anormales. La angiografía con fluoresceína a menudo es repetida ocasionalmente, en especial si la visión se empeora.

    ¿Cómo se trata la telangiectasia macular?

    A lo largo de los años, los investigadores han estudiado muchos tratamientos para la telangiectasia macular. Ninguno ha demostrado mejorar significativamente la visión. Dado que la enfermedad tiene un pronóstico relativamente bueno, es posible que la mayoría de los pacientes no necesite tratamiento.

    En ciertos casos, los tratamientos con láser pueden ayudar a sellar las fugas de líquido de los vasos. Este tratamiento es menos preferido debido a sus posibles efectos secundarios nocivos. En otros casos, los oftalmólogos pueden tratar las telangiectasias maculares con inyecciones de esteroides u otros medicamentos.

    Una complicación grave de la telangiectasia macular es el crecimiento de vasos sanguíneos anormales por debajo de la retina. Esto se denomina neovascularización coroidea. Las inyecciones de un fármaco llamado inhibidor del factor de crecimiento endotelial vascular (anti-FCEV) pueden servir de ayuda.

    Los medicamentos que contienen anti-FCEV actúan en una sustancia química en el ojo que causa el crecimiento de vasos sanguíneos anormales debajo de la retina. Esta sustancia química se llama factor de crecimiento endotelial vascular o FCEV. Estas inyecciones disminuyen el crecimiento de vasos sanguíneos anormales, retrasan la fuga de líquidos, y ayudan a reducir la hinchazón. En algunos casos, este tratamiento puede incluso mejorar la visión.

    Desafortunadamente, en ocasiones el tratamiento no parece ofrecer mucho beneficio. Actualmente se están realizando estudios clínicos para entender mejor la enfermedad e identificar posibles tratamientos útiles.

    Los dispositivos de ayuda para la baja visión pueden ayudar a las personas con telangiectasia macular a aprovechar al máximo la visión restante.