• 5 Consejos Sobre el Cuidado de los Ojos Para Futuras Mamás

    Escrito por Kierstan Boyd
    Mar. 10, 2017

    Las mamás gestantes saben que sus cuerpos cambiarán de muchas formas durante el embarazo, pero puede sorprenderse al darse cuenta que cambian también sus ojos y su visión.

    Durante el embarazo, el cuerpo de la mujer retiene agua y su volumen sanguíneo aumenta. Sus niveles de hormonas fluctúan y varía su presión arterial. Todos esos cambios pueden afectar los ojos y la visión. Por ejemplo, ocasionalmente la visión puede ser ligeramente borrosa por corto tiempo. Es posible que los ojos se resequen o se irriten con mayor frecuencia. Además, la retención de líquido, que hace que se hinchen los tobillos, puede cambiar la forma de la córnea, lo que afecta el grado en el que los lentes de contacto o los anteojos corrigen la visión. Muchas mujeres que tienen cambios en la visión se dan cuenta de que están ligeramente más miopes que antes del embarazo.

    La mayoría de estos cambios de visión son transitorios, pero algunos pueden ser indicio de un problema de salud que requiere atención inmediata tanto para la salud de la madre como para la del bebé. Uno de los aspectos que más preocupan es la hipertensión relacionada con el embarazo, que se conoce como preeclampsia. Esta es una afección peligrosa que generalmente se manifiesta con los siguientes problemas de visión:

    • visión borrosa
    • visión doble
    • pérdida transitoria de la visión
    • ver nuevas “moscas volantes” (líneas, puntos, pecas (llamadas miodesopsias) en el campo visual
    • ver destellos de luz
    • sensibilidad a la luz

    Si tiene cualquiera de estos problemas de visión durante el embarazo, consulte de inmediato a su médico.

    Los siguientes son 5 consejos para que las madres embarazadas mantengan su salud ocular:

    Reducir el Ojo Seco

    Woman in bed with smart phone rubbing eyes

    Para aliviar el ojo seco, consulte con su médico antes de utilizar las soluciones de venta libre para el ojo seco. Algunas pueden contener químicos que podrían ser nocivos durante el embarazo. Si utiliza lentes de contacto, usarlos por períodos de tiempo más cortos podrá ayudar a aliviar el resecamiento de los ojos. Otra alternativa sería cambiar los lentes de contacto por anteojos durante el embarazo. Además, asegúrese de parpadear con frecuencia, en espacial al utilizar la computadora o el teléfono inteligente.

    Reducir la Hinchazón de los Ojos

    Woman with cool gel face mask over eyes

    La retención de agua durante el embarazo puede hacer que se hinche la piel alrededor de los ojos. A veces esto puede afectar su visión periférica, o visión lateral. Para reducir la inflamación, intente aplicar compresas frías (como una toalla facial limpia, humedecida con agra fría) o una compresa de gel frío sobre los ojos cerrados. Salpicar agua fría en la cara también puede ayudar a reducir la retención de agua, beba mucha agua y limite el sodio y la cafeína en su dieta.

    Informe a su Oftalmólogo que Está Embarazada

    Doctor sitting at desk talking with patient

    Si tiene una cita con el oftalmólogo, no olvide informarle a su médico que está embarazada. En ciertos casos, su doctor o su doctora pueden evitar utilizar gotas oftálmicas dilatadoras u otras pruebas oftalmológicas.

    Ser Diabética Significa que Tendrá que Someterse a Exámenes Oftalmológicos Adicionales

    Woman testing blood sugar with glucose meter and drop of blood on fingertip

    El embarazo puede empeorar una afección conocida como retinopatía diabética. Es algo que se presenta cuando la diabetes daña los vasos sanguíneos de la retina. Asegúrese de someterse a exámenes oftalmológicos más frecuentes durante el embarazo a fin de poder detectar cualesquiera cambios y tratarlos de inmediato, salvado así su visión.

    ¿Tiene Glaucoma? Es Posible que Requiera un Ajuste en su Medicación

    Woman putting eye drops in eye

    El embarazo puede afectar su presión ocular, a veces mejorándola. Es posible que deba reducir su dosis de medicamento antiglaucoma, lo que significa que su bebé estará expuesto a una cantidad menor de medicamentos. Consulte con su oftalmólogo esta posibilidad. (¡No cambie nunca al dosificación de sus medicamentos sin consultar antes con su médico!)