• ¿Son Malas para los Ojos las Películas en 3-D?

    Feb. 13, 2017

    Con la popularidad de las películas en 3-D, es natural que nos preguntemos qué efecto, si es que lo hay, puede tener la tecnología en nuestros ojos ¿Es inofensiva la tecnología 3-D para sus ojos o para los ojos de sus hijos?

    Aunque no hay estudios a largo plazo, los oftalmólogos dicen que no hay razón para preocuparse de que las películas en 3-D, la televisión o los juegos de video puedan dañar los ojos o el sistema visual. Hay quienes se quejan de dolores de cabeza o mareos al ver películas en 3-D, lo que puede indicar que el espectador tiene un problema con el enfoque de su visión o con la percepción de profundidad. Además, las técnicas utilizadas para crear los efectos en 3-D pueden confundir o sobrecargar el cerebro, produciendo cierto malestar en algunas personas aunque tengan visión normal.

    Más sobre el uso del computador y sus ojos.

    Los Niños y la Tecnología 3-D

    Siguiendo los pasos de Nintendo, varias compañías de dispositivos 3-D han emitido advertencias acerca del uso de esos nuevos productos por parte de los niños. La advertencia original de Nintendo a finales del 2010, advertía a los padres que debían evitar el uso prolongado de los dispositivos de imágenes digitales en niños menores de 6 años para evitar posibles daños en su desarrollo visual ¿Deberían preocuparse por esto los padres?

    Si un niño sano presenta dolores de cabeza o cansancio ocular de forma consistente, o no puede ver claramente las imágenes al usar productos en 3-D, esto puede indicar un trastorno visual. De presentarse estos problemas, la Academia Americana de Oftalmología recomienda que el niño sea sometido a un examen completo practicado por un oftalmólogo (un doctor especialista en ojos).

    Por el momento no se cuenta con estudios concluyentes sobre los efectos de los productos digitales 3-D a corto y largo plazo en los ojos o en el desarrollo visual, o en la salud o funcionamiento de un niño y tampoco hay teorías persuasivas confirmadas de la forma en la que los productos digitales 3-D podrían producir daño en niños con ojos sanos. El desarrollo de visión normal en 3-D en niños se estimula a medida que utilizan sus ojos, día a día, en sus entornos social y natural y, para cuando el niño llega a los tres años de edad, este desarrollo está prácticamente completo.

    Sin embargo, los niños que tienen problemas oculares como ambliopía (un desequilibrio del poder visual de los dos ojos), estrabismo (una desalineación de los ojos) u otras condiciones que inhiben persistentemente el enfoque, la percepción de profundidad o la visión en 3-D normal, tendrían dificultad al ver imágenes digitales 3-D. Esto no significa que ese trastorno visual pueda ser ocasionado por los productos digitales 3-D. sin embargo, los niños (o adultos) que tengan estos trastornos visuales pueden mostrar una mayor tendencia a experimentar dolores de cabeza y/o cansancio al ver imágenes digitales en 3-D.