• Tratamiento del coronavirus con Plaquenil y Aralen

    Escrito por Reena Mukamal
    Revisado por William F Mieler, MD
    Apr. 14, 2020

    Ahora los médicos pueden utilizar los medicamentos contra la malaria Plaquenil (hidroxicloroquina) y Aralen (cloroquina) para tratar el coronavirus. Esto es lo que los pacientes de los ojos deben saber.

    ¿Qué son la hidroxicloroquina y la cloroquina?

    • Estos medicamentos orales, tomados como píldoras, se han utilizado durante décadas para tratar la malaria.
    • La hidroxicloroquina también se prescribe para tratar la artritis reumatoidea, el lupus sistémico eritematoso y otros trastornos autoinmunes.
    • La Administración de Alimentos y Drogas de los Estados Unidos aprobó recientemente estos medicamentos para el tratamiento de urgencia de la enfermedad del coronavirus (COVID-19).

    ¿Por qué utilizar medicamentos para la malaria para tratar el coronavirus?

    Estos medicamentos podrían detener el sistema inmune impidiendo que se desborde en su ataque al virus. Algunos pacientes con COVID-19 severo han experimentado falla orgánica y muerte, aparentemente debido a que su sistema inmune continúa atacando mucho después de que el virus ya había sido derrotado. La hidroxicloroquina ayuda a calmar la respuesta inmune. Es por eso que funcionan tan bien para las enfermedades autoinmunes como el lupus.

    Sin embargo aún no se sabe qué tan bien funciona la hidroxicloroquina y la cloroquina en pacientes con COVID-19. Estos medicamentos parecen proteger las células del coronavirus desarrolladas en el laboratorio, aunque los científicos comienzan apenas a probar los medicamentos para esta condición en pruebas clínicas en humanos.

    Los doctores no saben a ciencia cierta cuál es la mejor dosis para los pacientes con COVID-19. Por ahora, los medicamentos están siendo prescritos a una dosis más alta y por un período más corto para el COVID-19 que para otras afecciones.

    ¿Son seguras la hidroxicloroquina y la cloroquina?

    La hidroxicloroquina y la cloroquina se han utilizado durante décadas para tratar otras afecciones y se han considerado generalmente seguras. Los efectos secundarios pueden incluir dolor estomacal, nausea, vomito, dolor de cabeza y a veces prurito.

    Estos medicamentos pueden causar complicaciones de salud, incluyendo daño a la retina, en algunas personas. Los pacientes con psoriasis, arritmia cardiaca, enfermedad renal o enfermedad hepática pueden estar en riesgo de complicaciones por estos medicamentos. Si tiene alguna de estas condiciones, infórmeselo a su médico antes de iniciar el tratamiento.

    ¿Estos medicamentos dañarán mi retina?

    Los pacientes que confían en estos medicamentos para tratar condiciones autoinmunes como el lupus rara vez experimentan daño ocular. Solo cerca del 1% al 2% de los pacientes desarrollan problemas de retina durante un curso de tratamiento de 5 años.

    “Sin embargo, los pacientes con COVID-19 están recibiendo cerca del doble de esta dosis, aunque solo por 1 o 2 semanas”, sostiene el oftalmólogo y vocero de la Academia, Dr. William F Mieler. “El resultado es que: si usted es mayor de 50 años y tiene historia de enfermedad retiniana, degeneración macular o ha sido expuesto a terapia para cáncer de seno con tamoxifen, consulte con su médico sobre estos medicamentos. Le podría ir mejor si considera otro tratamiento alternativo".

    ¿Cuáles son los signos de toxicidad retiniana?

    Los pacientes que desarrollan daño a la retina por hidroxicloroquina y la cloroquina, tal vez al comienzo no se den cuenta de los cambios en su visión. A medida que el daño empeora, los síntomas pueden incluir:

    Si nota cualquier cambio visual durante y después de tomar estos medicamentos, llame de inmediato a su oftalmólogo.

    ¿Cómo puedo conseguir la hidroxicloroquina y la cloroquina?

    Estos son medicamentos que requieren prescripción de su médico. No es seguro utilizar medicamentos vencidos que encuentre en su gabinete de medicamentos. Las sustancias no prescritas que tengan entre sus ingredientes la cloroquina, pueden también ser peligrosas.

    Debido a la creciente demanda como resultado de la pandemia del COVID-19, estos dos medicamentos están escasos. Aunque los fabricantes de estos medicamentos están trabajando rápidamente en su producción.