• Remedios caseros rápidos para el ojo rojo

    Escrito por Dan T. Gudgel
    Editado por David Turbert
    Jan. 29, 2021

    ¿Cómo se trata el ojo rojo?

    Si tiene ojo rojo (también conocido como conjuntivitis), pruebe algunos remedios caseros eficaces para mejorar los síntomas. La mayoría de la conjuntivitis desaparecerá por sí sola en una o dos semanas, y los consejos a continuación pueden hacer que ese tiempo sea más cómodo.

    A veces necesita consultar con un médico para la conjuntivitis. Esto depende del tipo de conjuntivitis que tenga y de su gravedad. Consulte a su oftalmólogo de inmediato si:

    • Tiene dolor o tiene problemas para ver
    • Se vuelve sensible a la luz
    • Sus síntomas han continuado durante una semana o más, o están empeorando
    • Su ojo está produciendo mucho pus o moco
    • Tiene otros síntomas de una infección, como fiebre o dolor 

    La conjuntivitis es una causa común de ausencias escolares y puede propagarse rápidamente en las escuelas. Asegúrese de que sus hijos sepan cómo evitar la conjuntivitis y otras infecciones.

    Qué puede hacer en casa para tratar la conjuntivitis

    • Deje de utilizar lentes de contacto. Adquiera un par nuevo cuando vuelva a utilizarlos. Es probable que sus viejos lentes de contacto estén infectados y podrían volver a enfermarlo si los usa nuevamente.
    • Deja de utilizar maquillaje para ojos. Deseche su viejo maquillaje de ojos y obtenga un nuevo maquillaje una vez que sus ojos estén sanos.

    Una mujer sostiene un par de anteojos y un estuche para lentes de contacto

    Remedios caseros para la conjuntivitis bacteriana y viral

    Si uno o ambos ojos están rojos e incómodos, podría ser conjuntivitis alérgica, conjuntivitis viral o conjuntivitis bacteriana. A veces es fácil averiguar qué tipo de conjuntivitis tiene y otras veces sólo un médico puede decir qué está causando el problema.

    • La conjuntivitis viral es como un resfriado común en el ojo. No existe tratamiento para el virus y, por lo general, debe dejar que se cure por sí solo. La conjuntivitis viral debería desaparecer en una semana o dos sin necesidad de tratamiento.
    • La conjuntivitis bacteriana generalmente produce más mucosidad o pus que la conjuntivitis viral o alérgica. La conjuntivitis bacteriana se puede tratar con antibióticos prescritos por un médico. 

    Para reducir los síntomas de la conjuntivitis bacteriana o viral, usted puede:

    • Tomar ibuprofeno u otro analgésico de venta libre.
    • Utilizar gotas lubricantes para los ojos (lágrimas artificiales) de venta libre.
    • Ponerse un paño húmedo y tibio sobre los ojos durante unos minutos. Para hacer esta compresa tibia es aconsejable:
      • Remojar un paño limpio en agua tibia y luego escurrirlo para que no gotee.
      • Colocar el paño húmedo sobre sus ojos y dejarlo hasta que se enfríe.
      • Repetir esto varias veces al día, o con la frecuencia necesaria hasta que se sienta cómodo.
      • Utilizar un paño limpio cada vez, para no extender la infección.
      • Utilizar una toallita diferente para cada ojo, si tiene conjuntivitis infecciosa en ambos ojos.

    Si sus párpados están pegados, un paño tibio puede aflojar la mucosidad seca para que pueda abrir los ojos.

    Remedios caseros para tratar la conjuntivitis alérgica

    Si su conjuntivitis es causada por alergias, es importante detener la fuente de la alergia. La conjuntivitis alérgica permanecerá mientras esté en contacto con lo que sea que la esté causando.

    La conjuntivitis alérgica no es contagiosa. Incluso puede ir al trabajo o la escuela con conjuntivitis alérgica y nadie más la contraerá. Para reducir los síntomas de la conjuntivitis alérgica, puede:

    • Tomar medicamentos para la alergia o utilizar gotas oftalmológicas para las alergias.
    • Poner un paño húmedo y fresco sobre sus ojos durante unos minutos.
    • Utilizar gotas lubricantes para los ojos (lágrimas artificiales) de venta libre. 

    Qué no hacer si tiene conjuntivitis

    Independientemente del tipo de conjuntivitis que tenga, no utilice gotas oftalmológicas para reducir el ojo rojo, como Visina. Este tipo de gotas para los ojos pueden ser muy incómodas si tiene una infección. También podrían hacer que sus síntomas empeoren.

    La conjuntivitis viral y bacteriana se puede propagar muy fácilmente — tan fácilmente como el resfriado común. Si tiene una infección en un solo ojo, tenga cuidado de no contagiarla al otro ojo. Y también tenga cuidado de no propagar la infección en público.

    Cómo evitar contagiar la conjuntivitis

    La higiene básica es suficiente para evitar transmitir la infección a otras personas o al otro ojo.

    • Cambiar las fundas de almohada y las sábanas todos los días.
    • Utilizar una toalla limpia todos los días.
    • Lavarse las manos con frecuencia, especialmente después de tocarse los ojos.
    • No utilizar sus lentes de contacto hasta que sus ojos vuelvan a la normalidad.
    • No comparta nada que haya estado en contacto con sus ojos.

    ¿Leche materna para tratar la conjuntivitis?

    Los blogs y las publicaciones en las redes sociales a veces recomiendan poner leche materna en el ojo de un niño si tiene conjuntivitis. No hay ciencia que respalde el uso de la leche materna para la conjuntivitis y podría ser más nocivo que útil. Las infecciones oculares en los niños pequeños pueden ser muy graves — incluso cegadoras. Consulte de inmediato a un médico y no confíe solo en los remedios caseros.

    Los blogueros que recomiendan la leche materna para la conjuntivitis, dicen que las sustancias de la leche materna pueden curar infecciones y aliviar la inflamación. Pero uno de los pocos estudios sobre si a lecha materna puede combatir infecciones no solo descubrió que no curaba las causas más comunes de conjuntivitis — sino que además puede introducir nuevas bacterias en el ojo.

    Para el estudio, se extrajo leche de 23 madres sanas en un hospital de San Francisco. Se examinó la leche para determinar su efecto sobre las causas comunes de conjuntivitis y también se cultivó para encontrar cualquier bacteria que ya estuviera en la leche. La leche materna tuvo un pequeño efecto sobre algunos tipos de bacterias, pero no funcionó tan bien como los antibióticos. Además, las bacterias que ya estaban en la leche materna, podrían causar otras infecciones oculares graves.

    Hay muchos malos consejos sobre la conjuntivitis en la Internet. Nunca coloque nada en el ojo que no esté aprobado por un médico. Los alimentos y los extractos de hierbas no son estériles y pueden empeorar las afecciones oculares.

    El sarampión y la conjuntivitis

    Debido a que el sarampión está regresando entre los niños no vacunados, es importante saber que la conjuntivitis puede ser un síntoma de sarampión. La conjuntivitis puede aparecer antes de una erupción de sarampión o al mismo tiempo. Haga estas preguntas para saber si la conjuntivitis puede ser un signo de sarampión:

    1. ¿Se ha reportado un brote de sarampión en la zona?
    2. ¿El niño ha sido vacunado contra el sarampión? Si es así, la conjuntivitis por sarampión es muy poco probable.
    3. ¿Hay otros síntomas del sarampión, como un sarpullido rojo con manchas o fiebre alta (por encima de los 104 grados Farenheit/40 Celsius)? Tenga en cuenta que otros tipos de conjuntivitis también pueden causar fiebre, especialmente en los niños. Entonces, una fiebre leve, o fiebre en sí misma, no es necesariamente un signo de sarampión.
    4. ¿Regularmente el niño es sensible a la luz interior? Es más probable que la sensibilidad a la luz sea un signo de conjuntivitis relacionada con el sarampión. La sensibilidad a la luz interior es siempre un signo de una afección ocular grave, que generalmente implica daños en la córnea. Debe consultar a un oftalmólogo, no solo a un médico de atención primaria o un pediatra. 

    Si cree que usted o un ser querido puede tener conjuntivitis relacionada con el sarampión, consulte a un oftalmólogo de inmediato y asegúrese de que lo informe a las autoridades sanitarias locales. En algunos casos, el sarampión puede dañar la córnea, la retina o el nervio óptico y provocar pérdida de la visión o ceguera.