Skip to main content
  • ¿Qué es el síndrome de pseudoexfoliación?

    Escrito por Daniel Porter
    Revisado por J Kevin McKinney MD
    Nov. 22, 2022

    En el síndrome de pseudoexfoliación (o PEX, también llamado a veces síndrome de exfoliación) se forman diminutas escamas de material similar a la caspa en el cuerpo.

    Estos grupos microscópicos de fibras proteicas se producen en todo el cuerpo y se encuentran en el corazón, los riñones, el hígado, los pulmones y los ojos. Pero se ha demostrado que este material solamente causa daño dentro del ojo, donde aumenta el riesgo de desarrollar glaucoma.

    El PEX también empeora las cataratas y puede hacer la cirugía de cataratas más difícil.

    Con el tiempo, este material puede acumularse en el ángulo de drenaje, entre el iris y la córnea.

    Esto aumenta la presión dentro del ojo (llamada presión intraocular o PIO) y puede dañar el nervio óptico. A esto se le llama glaucoma pseudoexfoliativo (glaucoma de PEX) y puede ocasionar pérdida de la visión.

    ¿Cuáles son las causas del PEX?

    Los médicos no saben con certeza por qué las personas pueden contraer PEX. La mayoría piensa que hay causas tanto genéticas (de origen familiar) como ambientales (causadas por algo en el ambiente).

    El PEX es muy poco frecuente en personas menores de 50 años. Esto apunta a cambios relacionados con la edad en los tejidos del ojo, lo cual es cierto en muchas enfermedades oculares.

    ¿Quién corre riesgo de padecer el síndrome de pseudoexfoliación (PEX)?

    Cualquiera puede presentar PEX, pero es más frecuente en las personas:

    • de ascendencia del norte de Europa
    • que tienen familiares con glaucoma por PEX
    • que tienen 50 años o más

    El PEX también es más común en las mujeres.

    Es posible, pero no se ha comprobado, que la exposición a la luz UV, la altitud elevada, la latitud norte y la dieta sean factores contribuyentes en el desarrollo de PEX.

    ¿Cuáles son los síntomas del PEX?

    El glaucoma por PEX no tiene síntomas perceptibles. La alta presión dentro del ojo no causa ningún dolor, por lo que los pacientes pueden perder la visión lentamente sin darse cuenta.

    ¿Cómo se diagnostica el PEX?

    Generalmente, un oftalmólogo puede encontrar signos de PEX durante un examen ocular completo. Los exámenes pueden incluir lo siguiente:

    • Examen con lámpara de hendidura. Su oftalmólogo utiliza la luz brillante y el microscopio de la lámpara de hendidura para buscar pequeñas escamas de material de pseudoexfoliación en la parte anterior del ojo (en el iris y el cristalino).
    • Gonioscopia. Un lente de gonioscopia es un dispositivo pequeño que ayuda a su médico a ver el ángulo de drenaje. El médico puede comprobar si el ángulo de drenaje está bloqueado.
    • Medida de la presión intraocular (PIO). Un dispositivo llamado tonómetro será utillizado para verificar su PIO. Si la presión es demasiado alta, es posible que se necesite un tratamiento para prevenir el daño al nervio óptico y la pérdida de visión.
    • Dilatación. Su médico puede usar gotas oculares para dilatarle (ampliar) las pupilas. Esto le da al médico una mejor visualización de la retina y del nervio óptico en la parte posterior del ojo.

    ¿Cómo se trata el PEX?

    Si usted tiene PEX, no necesita tratamiento a menos que presente glaucoma. Es necesario que consulte a su oftalmólogo al menos una vez al año debido a este riesgo de padecer glaucoma. Dependiendo del nivel de riesgo que usted tenga, su oftalmólogo podría querer verlo con más frecuencia.

    En los exámenes de seguimiento, su oftalmólogo buscará signos de glaucoma. Es importante que vaya a todos los exámenes que se programen para usted. Si su médico detecta el glaucoma a tiempo, usted puede salvar su visión.

    ¿Cómo se trata el glaucoma pseudoexfoliativo?

    Como la mayoría de los glaucomas, el glaucoma pseudoexfoliativo se trata disminuyendo la presión intraocular. Esto ayuda a prevenir el daño al nervio óptico. El tratamiento puede consistir en lo siguiente:

    • Medicamentos en gotas oftálmicas (gotas para los ojos). Algunas gotas oftálmicas reducen la cantidad de líquido que se produce en el ojo y otras ayudan a que fluya mejor fuera del ojo.
    • Cirugía con rayo láser. El tratamiento con láser del ángulo de drenaje ayuda a drenar más líquido del ojo.
    • Cirugía en un quirófano. Algunas cirugías para el glaucoma se realizan en un quirófano. En éstas, se crea un nuevo orificio de drenaje para que el líquido pueda salir del ojo.