• Un Estudio Respalda las Alternativas de Tratamiento para la DMRE Húmeda

    Apr. 13, 2017

    Un innovador estudio demuestra que dos medicamentos desarrollados originalmente para tratar distintas enfermedades en otras partes del cuerpo son igualmente buenos para mejorar la visión en quienes tienen la forma “húmeda” de degeneración macular relacionada con la edad (DMRE). Este importante estudio clínico ofrece a los oftalmólogos y a los pacientes una más amplia elección de tratamientos para esta enfermedad que se roba la visión. La DMRE es la principal causa de ceguera en los Estados Unidos y afecta a más de 2 millones de norteamericanos de 50 años o más.

    El estudio, realizado por el doctor Dan Martin, de la Cleveland Clinic, comparó el bevacizumab (AvastinMR) y el ranibizumab (LucentisMR) para tratamiento de la DMRE neovascular o “húmeda” — en la que se desarrollan vasos sanguíneos anormales por debajo de la mácula (el área del ojo responsable de la visión central detallada). Ambos medicamentos inhiben el desarrollo y los escapes de estos vasos anormales. Los patrones de frecuencia de tratamiento fueron iguales para los pacientes que recibieron uno u otro medicamento. En ambos grupos, la visión de los pacientes mejoró entre 25 y 34 por ciento, y más del 90 por ciento de los ojos afectados se protegió de pérdida adicional de visión.

    Originalmente, el Avastin no fue desarrollado para tratar la DMRE; la FDA lo aprobó para ser infundido en el flujo sanguíneo de los pacientes como tratamiento de distintas formas de cáncer. En 2005, con base en su capacidad de inhibir el desarrollo anormal de vasos sanguíneos, los oftalmólogos comenzaron a utilizar Avastin para tratar la DMRE “una indicación no incluida en su rotulación” Avastin no está aprobado para la DMRE por la FDA. Lucentis sí. En 2006, la FDA lo aprobó específicamente para uso oftálmico, como tratamiento para la DMRE húmeda. Es significativamente más costoso que el Avastin tanto para los médicos como para los pacientes.

    Por razones que se desconocen, algunos pacientes con DMRE húmeda no responden a uno de los medicamentos y, sin embargo, obtienen resultados con el otro. Los oftalmólogos requieren la flexibilidad de prescribir uno u otro para ofrecer a sus pacientes la mejor atención. Esta investigación confirma para los oftalmólogos que Avastin y Lucentis tienen un efecto similar en el tratamiento de la DMRE húmeda y que Avastin ofrece también indicaciones más claras en cuanto a la frecuencia de tratamiento.

    La Academia Americana de Oftalmología trabajó con el Dr. Martin y su equipo, con el National Eye Institute (NEI) y con los Centros de Servicios de Medicare & Medicaid (CMS) para ayudar a preparar las bases de este estudio y promover la investigación y comparación de la efectividad del tratamiento. El estudio está publicado en el New England Journal of Medicine.