• Los problemas de aprendizaje y la visión

    Escrito por
    Revisado por Stephen N Lipsky MD
    Oct. 22, 2020

    ¿Que son las discapacidades del aprendizaje?

    Las discapacidades del aprendizaje son problemas que un niño tiene al realizar determinadas tareas. Estas tareas incluyen leer, escribir, hacer operaciones matemáticas, escuchar, hablar o concentrarse. Los problemas de aprendizaje no son causados por problemas oculares. Los niños con discapacidades del aprendizaje no tienen más problemas de visión que los niños sin discapacidades del aprendizaje. En cambio, la discapacidad del aprendizaje es causada por problemas con la forma en que el cerebro procesa lo que ve o escucha.
    Un niño con una discapacidad de aprendizaje procesa lo que lee y oye en forma diferente. Normalmente, cuando leemos, el cerebro conecta las palabras que vemos con sus significados, experiencias, familiaridad e información. Los niños con discapacidades de aprendizaje tienen una mayor dificultad para procesar esos vínculos.

    Causas de las discapacidades del aprendizaje

    Generalmente se desconoce la causa de la discapacidad del aprendizaje. Sin embargo, existen determinados factores de riesgo relacionados con las discapacidades del aprendizaje. Por ejemplo:

    • tener familiares con discapacidades del aprendizaje (hereditarias)
    • nacido prematuramente
    • verse sometido a esfuerzo físico antes o después de nacer
    • tener una infección del sistema nervioso central, como la meningitis
    • sufrir una lesión grave en la cabeza

    A pesar de lo que muchas personas piensan, la mala visión, los problemas de enfoque, los movimientos rápidos del ojo y los ojos cruzados no producen dificultades del aprendizaje.

    Indicadores de las discapacidades del aprendizaje

    Aproximadamente 15 de cada 100 niños tienen problemas del aprendizaje. Los niños pueden no mostrar señales de tener una discapacidad de aprendizaje hasta que no comiencen a asistir a la escuela. Los padres, guardianes y maestros pueden notar en los niños lo siguiente:

    • dificultad en aprender a leer
    • falta de interés o placer en la lectura
    • dificultad con las matemáticas
    • dificultad en la organización de pensamientos e información

    Cambios en la personalidad y comportamiento pueden ser desarrollados en niños con discapacidades de aprendizaje. Por ejemplo, pueden perder interés en la escuela, frustrarse fácilmente, desarrollar problemas de comportamiento en la escuela, o ansiedad o depresión.

    Detección de las discapacidades del aprendizaje

    Padres o guardianes que se preguntan si su hijo puede tener una discapacidad de aprendizaje, deben hablar con el/la maestro(a) o pediatra del niño. Los especialistas en discapacidades de aprendizaje y otros profesionales pondrán a prueba a su hijo. En muchos lugares, la ley dicta que las escuelas deben poner a prueba a niños que puedan tener discapacidades de aprendizaje.

    Aún si una discapacidad de aprendizaje no se debe a problemas oculares, su hijo debe someterse a un examen ocular completo realizado por un oftalmólogo. Los problemas de la visión pueden afectar la lectura. El oftalmólogo puede comprobar que no se haya confundido un problema de la visión con una discapacidad del aprendizaje.

    Tratamiento de las discapacidades del aprendizaje

    Educadores y especialistas en lectura entrenados pueden ayudar a los niños con discapacidades de aprendizaje tengan éxito en la escuela. Con su ayuda, su hijo aprenderá habilidades y estrategias para adaptarse al aprendizaje.

    No existe una solución rápida para las discapacidades del aprendizaje, pero existen profesionales calificados que pueden ayudar.

    Tenga cuidado con las personas o los productos que ofrecen soluciones simples o rápidas para los problemas de aprendizaje. No existe evidencia científica que demuestre que las discapacidades del aprendizaje se curen con:

    En cambio, los educadores y los especialistas en lectura calificados pueden ofrecer el apoyo y la orientación que su hijo necesita. El tiempo y la paciencia (tanto para los niños como para los padres) son importantes para alcanzar resultados satisfactorios.