• Consejos para la salud ocular en adultos de 40 a 65 años

    Escrito por
    Revisado por J Kevin McKinney MD
    Nov. 29, 2020

    Mantenga bajo control los problemas de salud sistémicos

    La mediana edad suele ser cuando los problemas de salud sistémicos como la presión arterial alta y la diabetes pueden diagnosticarse o volverse más complicados. Estas enfermedades también pueden afectar la salud ocular. De hecho, una señal de advertencia tanto de la presión arterial alta como de la diabetes, es cuando se da cuenta que su capacidad para ver con claridad cambia con frecuencia.

    Asegúrese de informar a su oftalmólogo sobre sus condiciones de salud y qué medicamentos y suplementos nutricionales utiliza. También debe discutir con su oftalmólogo sobre su ejercicio, alimentación, sueño y otras opciones de estilo de vida. Recuerde, su salud general y su salud ocular están relacionadas.

    Aliviar el ojo seco

    Este molesto e incómodo problema ocular se vuelve más común a medida que envejecemos. Las mujeres postmenopáusicas tienen más probabilidades que los hombres de tener ojo seco debido a los cambios hormonales. Sin embargo, los hombres también sufren más resequedad ocular a medida que envejecen.

    El ojo seco generalmente se trata con lubricantes para ojos de venta libre o con prescripción. Si su ojo seco es severo, puede hablar con su oftalmólogo sobre los procedimientos que le ayudarán a preservar las lágrimas naturales de sus ojos.

    Aquí hay algunos consejos para el ojo seco.

    • Si utiliza lentes de contacto, siga las pautas para su uso y evite usar lentes por más tiempo de lo recomendado. Si su ojo seco persiste, consulte con su oftalmólogo sobre los posibles tratamientos.
    • Algunos medicamentos pueden aumentar el ojo seco. Si está tomando analgésicos, antidepresivos, antihistamínicos o tiene preguntas sobre sus medicamentos, consulte con su oftalmólogo.
    • Proteja sus ojos con gafas de sol que cubran todo el ojo y evite ambientes donde haya humo, sequedad, polvo o viento.
    • Algunas investigaciones sugieren que una dieta rica en ácidos grasos omega-3 (DHA y EPA) puede reducir o ayudar a prevenir el ojo seco.
    • Si planea someterse a una cirugía refractiva para corregir su visión, consulte con su oftalmólogo sobre el tratamiento para el ojo seco.
    • Aprenda a reducir los síntomas del ojo seco y la fatiga ocular cuando utiliza una computadora.

    Sigua avanzando por la salud de sus ojos

    Nuestros ojos necesitan oxígeno y una buena circulación sanguínea, ambos son proporcionados por el ejercicio regular. El ejercicio regular también ayuda a mantener nuestro peso en el rango normal, reduciendo el riesgo de diabetes y/o retinopatía diabética.

    El ejercicio es beneficioso para los ojos y puede ser tan vigoroso como correr o practicar deportes, o tan suave como caminar, hacer yoga, tai chi o estirarse y respirar.

    Recuerde, cuando practique deportes o haga ejercicio al aire libre, utilice gafas de sol y gafas de protección.

    Duerma bien, mire bien

    Un sueño saludable e ininterrumpido es muy importante para nuestra salud en general, incluida la salud ocular. Dormir ayuda a que nuestros ojos obtengan la humedad y la lubricación que necesitan. También durante el sueño, nuestros ojos limpian partículas irritantes como el polvo o los alérgenos que pueden haberse acumulado durante el día.

    Las investigaciones demuestran que las células del ojo sensibles a la luz, ayudan a nuestra capacidad para regular nuestros ciclos de vigilia-sueño. Esto se vuelve aún más importante a medida que se envejece, cuando las personas tienen más problemas de insomnio. Si bien es importante que protejamos nuestros ojos de la sobreexposición a la luz ultravioleta, también es importante que nuestros ojos reciban algo de luz natural todos los días. Esto ayuda a mantener los ciclos de sueño-vigilia en un horario normal. Además, evitar las computadoras y las pantallas de los teléfonos antes de acostarse también es importante, ya que su luz puede interrumpir el sueño.