• Las infecciones oculares graves aumentan a medida que continúa la crisis de opioides

    Escrito por Reena Mukamal
    Revisado por Natasha L Herz MD
    Jun. 27, 2021

    Las infecciones oculares que amenazan la visión están aumentando en personas con adicciones a las drogas, según un nuevo estudio de JAMA Ophthalmology. Las hospitalizaciones por una infección ocular poco común llamada endoftalmitis endógena, aumentaron un 400% entre 2003 y 2016 entre las personas con antecedentes de uso de drogas intravenosas (IV).

    La infección puede desarrollarse cuando las bacterias u hongos ingresan al torrente sanguíneo a través del uso de agujas sucias y luego se propagan a los ojos.

    La endoftalmitis endógena es extremadamente rara. Pero puede tener consecuencias devastadoras.  

    Cómo la adicción a los opioides puede provocar infecciones oculares peligrosas

    El estudio encontró un aumento significativo en las infecciones oculares graves después de 2010 — el año en que los reguladores restringieron la prescripción de opioides. Los investigadores sospechan que las personas con adicciones a los opioides recetados, comenzaron a recurrir a drogas ilegales más económicas y más fáciles de conseguir.

    Las drogas inyectables como la heroína y el fentanilo, se han vuelto peligrosamente populares en los últimos años. Las sobredosis de drogas alcanzaron niveles alarmantes durante la pandemia de COVID-19. La endoftalmitis endógena es una amenaza rara pero persistente a medida que continúa la epidemia de opioides. 

    Reconocer y tratar la endoftalmitis endógena

    Las personas con infecciones oculares graves desarrollan dolor, enrojecimiento e inflamación en los ojos, además de un empeoramiento de la visión. Se forma un absceso hinchado y lleno de pus en el ojo a medida que avanza la infección. Si no recibe tratamiento a tiempo, la infección puede extenderse a la retina y causar un daño irreparable a la visión.

    Los médicos tratan estas infecciones inyectando antibióticos o medicamentos antimicóticos en el ojo. Los esteroides pueden reducir la hinchazón y la inflamación. Es posible que los cirujanos necesiten extirpar partes del ojo dañadas por una infección. Las personas con infecciones graves pueden necesitar que les extirpen todo el ojo para evitar que la infección se propague al cerebro.

    Incluso después del tratamiento, algunos pacientes permanecen cegados por las cicatrices que se producen cuando la infección destruye la retina.

    ¿Cuándo debe buscar atención médica para una infección ocular?

    La inflamación y el enrojecimiento de los ojos no siempre son signos de infección. Pero si tiene estos síntomas, es importante que consulte a un oftalmólogo lo antes posible. Las personas que usan medicamentos intravenosos deben ser sinceros con sus médicos para que puedan recibir la mejor atención posible.