• Los exámenes oculares pueden ayudar a identificar a los adultos mayores con riesgo de demencia

    Escrito por Reena Mukamal
    Revisado por J Kevin McKinney MD
    Jan. 30, 2022

    Los exámenes oculares en adultos mayores pueden detectar algo más que problemas de visión. Un nuevo estudio refuerza la evidencia de que ciertos tipos de problemas en la visión pueden indicar un riesgo elevado de demencia.

    La Academia recomienda que todos los adultos sanos se sometan a un examen ocular de línea de base con un oftalmólogo antes de los 40 años. Los mayores de 65 años deben acudir al oftalmólogo cada uno o dos años.

    Según sostiene el Dr. J. Kevin McKinney, oftalmólogo miembro de la Academia y especialista en glaucoma, “Este estudio debería fortalecer nuestro deseo de proteger los ojos a medida que envejecemos. Hacerlo beneficia nuestra salud en general y también puede ayudar a proteger nuestra salud cognitiva”.

    Equilibrar la visión con la agilidad mental 

    Los médicos han observado durante mucho tiempo una relación entre la pérdida de visión y el deterioro cognitivo. Muchos estudios han demostrado que los adultos mayores con problemas de visión, tienen el doble de riesgo de desarrollar enfermedades como la demencia y la enfermedad de Alzheimer.

    Un amplio estudio realizado entre 1.200 adultos, refuerza la evidencia de esta relación. Los investigadores monitorearon la visión de adultos con demencia durante 16 años, verificando tres tipos diferentes de pérdida de la visión. También midieron el lenguaje, la memoria, la atención y varias medidas de agilidad mental de los adultos, incluidas las habilidades para planificar, prestar atención, recordar instrucciones y hacer múltiples tareas al mismo tiempo.

    Deterioro cognitivo vinculado a tres tipos de pérdida de visión 

    Esto fue lo que encontró el nuevo estudio:

    • Las personas con la peor agudeza visual tenían un mayor riesgo de deterioro del lenguaje y la memoria.
    • Aquellos que tenían dificultades para detectar objetos colocados sobre fondos de colores similares, también conocida como sensibilidad de contraste, tenían un mayor riesgo de deterioro del lenguaje, la memoria, la atención y la capacidad viso-espacial.
    • Las personas con una mala percepción de profundidad corren un mayor riesgo de sufrir un deterioro del lenguaje y la memoria.

    Los críticos señalan que el estudio se basó en pruebas de agilidad mental que requerían una buena visión, lo que podría haber confundido los resultados. Además, el estudio se centró en adultos mayores predominantemente blancos, bien educados, por lo que los hallazgos pueden no ser ciertos en otras poblaciones.

    ¿La pérdida de la visión causa demencia? ¿O la demencia causa pérdida de visión? 

    No está claro si la pérdida de la visión causa demencia o al contrario. Un estudio reciente sugiere que puede ser en ambos sentidos: las personas mayores con demencia tienen más probabilidades que otras de desarrollar discapacidad visual, y las personas con discapacidad visual tienen más probabilidades de desarrollar demencia. Se necesitan más estudios para determinar si — y cómo — estas afecciones están relacionadas.

    Las causas comunes de deterioro visual incluyen degeneración macular, glaucoma y cataratas. Es posible que ciertas condiciones de salud afecten tanto la visión como la salud cognitiva. O que la pérdida de la visión contribuya a la depresión o al aislamiento social, lo que a su vez podría afectar la salud cognitiva. Un estudio reciente de Corea del Sur encontró que las personas con discapacidades tanto en la visión como en la audición, tienen el doble de probabilidades de desarrollar demencia que las personas con solo una o ninguna deficiencia. 

    Pero los nuevos hallazgos revelan algo importante: la relevancia de los exámenes oculares regulares para personas mayores. Los exámenes oftalmológicos no solo pueden ayudar a detectar la pérdida de la visión a tiempo — sino que también pueden ayudar a identificar a las personas mayores que estén en riesgo de demencia.