• Diagnóstico y tratamiento de histoplasmosis

    Escrito por David Turbert
    Revisado por G Atma Vemulakonda, MD
    Oct. 04, 2019

    Diagnóstico de histoplasmosis 

    Su oftalmólogo le examinará los ojos para confirmar el diagnóstico de histoplasmosis. Buscará dos cosas en particular:

    • manchas histo
    • inflamación de la retina, que indica el crecimiento de nuevos vasos sanguíneos anormales

    Su médico puede usar la cuadrícula de Amsler para comprobar síntomas de la histoplasmosis como zonas donde la visión es ondulada, borrosa u oscura.

    Su oftalmólogo le pondrá gotas en el ojo para dilatar (ensanchar) la pupila. Le observará la retina y otras áreas de la parte trasera del ojo. Su oftalmólogo buscará líquido o vasos sanguíneos anormales. Si muestra estos indicios, el oftalmólogo le tomará fotografías especiales del ojo. Para tomar estas fotografías, le realizará una tomografía de coherencia óptica (TCO) y una angiografía con fluoresceína.

    La TCO usa ondas de luz para crear imágenes detalladas del área debajo de la retina. Estas imágenes muestran el espesor de la retina. Pueden ayudar al oftalmólogo a detectar la inflamación y vasos sanguíneos anormales.

    Durante la angiografía con fluoresceína, se le inyecta un contraste en una vena del brazo. El contraste viaja por todo el cuerpo, incluso los ojos. El contraste resalta áreas de la retina que no son normales.

    Tratamiento de histoplasmosis

    Tratamiento anti-VEGF

    Una determinada sustancia química puede hacer que crezcan vasos sanguíneos anormales debajo de la retina. Esta sustancia química se llama factor de crecimiento endotelial vascular o FCEV. Uno de los métodos para tratar la histoplasmosis es apuntar al FCEV.

    Varios fármacos anti-FCEV pueden bloquear el FCEV que causa problemas. Bloquear el FCEV disminuye el crecimiento de vasos sanguíneos y desacelera sus pérdidas. Esto ayuda a disminuir la pérdida de visión y en algunos casos puede mejorar la visión.

    Su oftalmólogo le inyecta el fármaco anti-FCEV en el ojo en un procedimiento ambulatorio. Antes del procedimiento, su oftalmólogo le limpiará el ojo para evitar una infección. Le dormirá el ojo con gotas para ojos anestésicas. En el transcurso de muchos meses, puede recibir varias inyecciones de anti-FCEV. Suele ser necesario repetir el tratamiento de anti-FCEV para no perder el beneficio.

    Tratamiento con láser

    En general, el tratamiento con láser contra la histoplasmosis es ambulatorio. Se lo hará en el consultorio o en un hospital.

    El haz láser de este procedimiento es un haz de luz de energía alta focalizada. Produce una quemadura pequeña cuando impacta en la zona de la retina donde necesita tratamiento. La quemadura destruye los vasos sanguíneos anormales. Esto evita que siga habiendo pérdidas, sangrado y crecimiento.

    Después del tratamiento con láser, su visión puede ser más borrosa que antes del tratamiento. Pero, en general, esto se estabilizará en un par de semanas. Se formará una cicatriz en el lugar donde el láser le quemó la retina. La cicatriz produce un punto ciego permanente que puede ser notorio en su campo de visión.

    El tratamiento con láser no cura la histoplasmosis. Disminuye las probabilidades de que los vasos sanguíneos se diseminen y causen más daño a la visión. Si estos vasos sanguíneos regresan, es posible que deba someterse a otra cirugía con láser.

    Inyección de esteroides

    Su oftalmólogo puede tratarlo con inyecciones de esteroides. Estas inyecciones en el ojo disminuyen la hinchazón causada por la histoplasmosis.

    La histoplasmosis seguirá siendo una amenaza para su visión durante toda la vida. Es importante que se haga controles frecuentes con su oftalmólogo para detectar cualquier problema tan pronto como sea posible.