• Estudio ha revelado que los niños hispanoamericanos y afroamericanos en edad preescolar necesitan una mejor evaluación de la visión

    Feb. 15, 2017

    Como muchos niños hispanoamericanos de 10 años de edad en Los Ángeles, Rogelio juega mucho al fútbol. También sobresale en la escuela. Pero la vida de Rogelio sería muy diferente hoy si Concepción, su madre, no hubiera descubierto que su hijo en edad preescolar tenía una enfermedad ocular grave llamada ambliopía, y no se hubiera asegurado de que el niño recibiera tratamiento.

    Un informe reciente dice que los niños hispanos y afroamericanos tienen un mayor riesgo de desarrollar ambliopía, por lo que necesitan exámenes oculares más a fondo que los niños de otros grupos étnicos. El Estudio Pediátrico Multi-Étnico sobre Enfermedades Oculares (MEPEDS por sus siglas en inglés) se llevó a cabo en Los Ángeles en los últimos 10 años.

    La ambliopía, también llamada "ojo perezoso", hace que un ojo sea más débil que el otro a través del tiempo. Si no es tratada a una temprana edad, la ambliopía puede generar problemas oculares permanentes que afectan negativamente la capacidad del niño para disfrutar su vida. Los problemas visuales en los niños pequeños a menudo no son detectados hasta que comienzan el jardín infantil. Los niños en edad preescolar pueden no ser conscientes de que no ven tan bien como debieran, o no pueden describir sus problemas oculares a sus padres. Esto fue cierto en la historia de Rogelio y su mamá.

    "Aunque Rogelio nos decía a menudo que tenía dolor de cabeza, no sabíamos que fuera causado por una condición ocular hasta que lo llevamos a la clínica MEPEDS", dice Concepción. "Entonces nos dimos cuenta de que tenía astigmatismo y ambliopía, y que necesitaba ser visto por especialistas".

    A menudo, el astigmatismo es un factor en la ambliopía. De manera que si un niño(a) en edad preescolar tiene astigmatismo, debe ser seguido(a) cuidadosamente por un especialista en el cuidado de la salud ocular, y si se sospecha que pueda tener ambliopía, debe ver a un Doctor de los Ojos (oftalmólogo) para el seguimiento y cualquier tratamiento necesario. Los investigadores del estudio MEPEDS encontraron que un 17 por ciento de niños hispanos, y un 12,7 por ciento de niños afroamericanos en edades entre los 6 meses y los 6 años de edad tenían astigmatismo. El rango entre niños de ascendencia caucásica en otros estudios era de un 6 por ciento.

    Los científicos del estudio MEPEDS dicen que aunque sólo unos niños con astigmatismo cuando bebés desarrollan ambliopía, todos los niños hispanos y afroamericanos deben ser evaluados y deben tener un seguimiento de riesgos mayores en su vida temprana. Este es un mensaje importante para los padres, médicos y otras personas que cuiden de niños pequeños.