• ¿Por qué están cambiando de color mis ojos?

    Escrito por Kate Rauch
    Editado por Vered Hazanchuk
    May. 18, 2019

    Los cambios en el color de los ojos son raros. A veces, el color de sus ojos puede parecer que cambia cuando sus pupilas se dilatan. Los colores de su entorno, incluida la iluminación y su ropa, pueden dar la ilusión de un cambio de color de ojos.

    Un cambio de color de ojos real puede ser inofensivo o puede ser un signo de una afección que necesita tratamiento. Los cambios en el color de los ojos pueden estar relacionados solo con el iris, o los cambios en otras partes del ojo pueden hacer que el color del iris se vea diferente.

    "Los factores que pueden hacer que los ojos cambien de color — o que parezcan tener colores diferentes — incluyen los genes, algunas enfermedades, algunos medicamentos y un trauma", dice el Dr. Omar Chaudhary, oftalmólogo de Potomac, Md.

    Según el Dr. Omar Chaudhary, oftalmólogo en Potomac, Md., "Los factores que pueden hacer que los ojos cambien de color — o que parezcan tener colores diferentes — incluyen genes, enfermedades, medicamentos y traumas".

    Cambios de color del iris

    Las pecas del iris son pequeñas manchas marrones en la superficie del iris que a menudo están relacionadas con la exposición al sol. Son comunes y generalmente inofensivas, como las pecas en la piel.

    Los nevos del iris son pecas más grandes o crecimientos oscuros en el ojo, que parecen un lunar. Los nevos son causados ​​por células pigmentarias llamadas melanocitos. Por lo general, son inofensivos y de crecimiento lento, pero pueden representar un riesgo de cáncer. Los nevos no son tan comunes como las pecas del iris y deben ser controlados por un médico.

    Los nódulos de Lisch son pequeñas protuberancias marrones que crecen sobre el iris. Este crecimiento generalmente se asocia con una afección llamada neurofibromatosis. Un trastorno del sistema nervioso que hace que crezcan pequeños tumores en las células nerviosas de todo el cuerpo. Esta afección parece tener un vínculo genético y ser hereditaria. La presencia de nódulos de Lisch es útil para diagnosticar la neurofibromatosis. Por lo general, no afectan la visión. Las personas con neurofibromatosis pueden llevar una vida normal, a menos que haya complicaciones más graves.

    La iridociclitis heterocrómica de Fuchs es una inflamación de algunas de las estructuras de la parte frontal del ojo, incluido el iris. Se desconoce la causa de la iridociclitis heterocrómica de Fuchs y, a veces, puede ser difícil de tratar. Los síntomas incluyen atrofia del iris, pérdida de pigmento en el iris de modo que cambia el color del ojo, cataratas e inflamación en el ojo. Si no recibe tratamiento, la iridociclitis heterocrómica de Fuchs a veces pude ocasionar glaucoma, que, a su vez, puede causar pérdida de la visión.

    Heterocromia del iris en un paciente con iridociclitis heterocrómica de Fuchs. Se observa un iris de color más claro en el ojo derecho afectado.
    La heterocromia del iris en un paciente con iridociclitis heterocrómica de Fuchs. Obsérvese el color más claro del iris en el ojo derecho afectado.

    El síndrome endotelial iridocorneal (EIC) es una combinación muy rara de tres afecciones que se desarrollan juntas y afectan el iris y la córnea. Las células de la córnea se desprenden y se mueven hacia el iris. Este tejido aparece como manchas o puntos en el iris, afectando el color de los ojos. El síndrome EIC generalmente afecta solo a un ojo. Puede producir glaucoma.

    El síndrome de dispersión del pigmento, también se conoce como pérdida de pigmento. El pigmento se pierde de la superficie posterior del iris y esas células flotan a otras partes del ojo. Estas células pueden obstruir el ángulo de drenaje del ojo, aumentando su presión. Es más común en los hombres más jóvenes que tienen miopía. Puede afectar el color de los ojos, aclarando las partes del iris donde se desprende el pigmento. Es posible que las personas con este síndrome no vean ni sientan ningún síntoma. Puede provocar glaucoma pigmentario, que, a su vez, provoca visión borrosa y otros cambios en la visión. Con frecuencia, este síndrome se diagnostica cuando las personas experimentan síntomas de glaucoma. El tratamiento del glaucoma puede ayudar.

    La uveítis es una inflamación de la capa media del globo ocular. Hay varios tipos, según la parte del ojo que esté inflamada. La uveítis suele ser causada por inflamación, infección, traumatismo o exposición a toxinas. Puede hacer que la conjuntiva (cubierta transparente sobre la parte blanca del ojo) se vea roja. Los pacientes pueden notar un cambio en el color de los ojos si el iris se pega al cristalino y cambia el tamaño o la forma de la pupila. La uveítis requiere atención médica inmediata.

    El síndrome de Horner es una condición poco común que generalmente es el resultado de un accidente cerebrovascular, un tumor o una lesión de la médula espinal que daña los nervios faciales. Afecta un lado de la cara. Los síntomas incluyen párpados caídos, pupilas de tamaño desigual e incapacidad para sudar en ese lado de la cara. Cuando una pupila es mucho más grande que la otra, el color de los ojos se ve diferente. En casos muy raros, el síndrome de Horner ocurre en recién nacidos o bebés. El síndrome de Horner también puede provocar un cambio en el color de los ojos debido a la despigmentación del iris.

    Traumatismo: Una lesión o traumatismo en el ojo pueden dañar el iris y provocar la pérdida de tejido. Esta pérdida de tejido puede hacer que el color de los ojos se vea diferente.

    Una pupila dilatada puede hacer que el color de ese ojo se vea diferente al del otro ojo. En realidad, el color de los ojos no cambia, pero si la pupila está dilatada, se puede ver menos del color del iris. Una pupila dilatada puede ser un síntoma de una afección grave, como un derrame cerebral o una lesión cerebral. También puede ser el resultado de un traumatismo ocular. En algunos casos, la pupila vuelve a su tamaño normal con tratamiento. El término formal para una diferencia en el tamaño de la pupila es anisocoria. La diferencia de color entre los ojos del músico David Bowie se debía a la anisocoria.

    Cambios en el color de los ojos causados ​​por medicamentos

    Los medicamentos para el glaucoma llamados prostaglandinas pueden causar cambios permanentes en el color de los ojos, por lo general, haciendo que los ojos adquieran un tono más oscuro de su color natural con el tiempo. El Latisse es un medicamento de prostaglandina que se usa para alargar las pestañas que no parece cambiar el color del iris. 

    Cambios en el color de los ojos no relacionados con el iris

    El arcus senilis es un anillo brumoso azul o blanco en la córnea debido a la acumulación de una sustancia grasa natural llamada lípidos. Es común con el envejecimiento y, por lo general, es inofensivo. La mayoría de las personas mayores tienen algún grado de arcus senilis.

    El anillo de Keyser Fleischer es un anillo verdoso/anaranjado en la córnea debido a la enfermedad de Wilson, una condición relacionada con niveles elevados de cobre en el cuerpo. Es muy poco común y necesita tratamiento médico.

    El hifema ocurre cuando hay sangre dentro del ojo, generalmente debido a una lesión o después de una cirugía.

    Una catarata es una opacidad del cristalino del ojo, detrás de la pupila, que le da un aspecto lechoso o gris. Las cataratas son comunes con el envejecimiento y afectan la visión. En la mayoría de los casos, se pueden eliminar con éxito mediante cirugía.

    Una catarata – un cristalino opacificado detrás de la pupila – visto en un ojo adulto.
    Una catarata — un cristalino opacificado detrás de la pupila — visto en un ojo adulto.

    Qué hacer si sus ojos cambian de color

    La mayoría de las personas tendrán el mismo color de ojos único desde el momento en que aprenden a caminar hasta que son mayores. Durante los primeros meses de vida, los ojos de un bebé pueden verse en tonos más azul grisáceo y luego oscurecerse a medida que se desarrolla el pigmento ocular. Durante los primeros meses de vida, se desarrolla un pigmento ocular. La mayoría de los bebés tienen el color de ojos que durará toda su vida cuando tengan alrededor de nueve meses. Pero algunas cosas pueden cambiar el color de los ojos a cualquier edad. 

    Si nota algún cambio de color distinto en cualquiera de sus ojos, consulte a un oftalmólogo de inmediato.