• 20 problemas de salud sorprendentes que un examen de ojos puede detectar

    Escrito por Reena Mukamal
    Revisado por Rebecca J Taylor, MD
    May. 16, 2020

    Los exámenes de los ojos no tienen que ver únicamente con la visión. También se relacionan con su salud.

    Sus ojos son las ventanas que permiten ver la actividad en vivo de sus vasos sanguíneos, nervios y tejidos conectivos de todo su organismo. Las anomalías detectadas en los ojos suelen ser los primeros signos de enfermedad que se ocultan en algún otro lugar. Las siguientes son 20 estados de salud sorprendentes que su oftalmólogo puede detectar durante un examen de ojos completo:

    Aneurisma

    Un aneurisma es una burbuja en la pared de un vaso sanguíneo. Esta pared débil puede presentar escapes o puede romperse. Los signos de un aneurisma pueden incluir una severa cefalea de un solo lado de la cabeza o pérdida de la función facial o corporal. Los aneurismas pueden ser catastróficos y requieren atención médica inmediata.

    Tumor cerebral

    Los tumores pueden producir aumento de presión en el cerebro que se trasmite al ojo. La inflamación cerca de los ojos produce cambios en el nervio óptico que un oftalmólogo puede detectar. La pérdida de visión lateral, visión doble reciente  o cambios en el tamaño de una pupila, son otros signos de tumor cerebral.

    Cáncer en la sangre, en el tejido o en la piel

    Se pueden encontrar numerosos cánceres durante un examen oftalmológico detallado. Los cánceres de piel afectan los párpados y las superficies externas del ojo. Los tipos más comunes de cánceres son el de células basales, células escamosas y melanoma. La leucemia y el linfoma también pueden afectar el aspecto interior del ojo. Los tumores en el seno y otras áreas pueden difundirse a las estructuras oculares. 

    Diabetes

    Los vasos sanguíneos pequeños de la retina que dejan escapar un líquido amarillento, o sangre, pueden ser signo de retinopatía diabética. A veces, esta enfermedad aparece en el tejido ocular incluso antes de que se haya hecho el diagnóstico de diabetes. La detección temprana puede ayudar a evitar la pérdida de visión y otras complicaciones graves.

    Arteritis de células gigantes

    La arteritis de células gigantes (ACG) es una inflamación persistente de las arterias de tamaño mediano que afecta los brazos, la parte superior del cuerpo y el cuello. Estas mismas arterias ayudan a nutrir los ojos y su inflamación puede producir visión borrosa, doble visión o incluso pérdida repentina de la visión en uno o ambos ojos. Un examen oftalmológico con dilatación y exámenes de sangre para esta condición pueden permitir un diagnóstico temprano de la ACG. El tratamiento médico puede prevenir la ceguera de por vida o incluso una muerte prematura.

    Hipertensión

    La presencia de bandas inusuales, dobleces o sangrado de los vasos sanguíneos de la parte posterior del ojo puede indicar una hipertensión que afecta a uno de cada tres norteamericanos adultos. La hipertensión es un factor de riesgo conocido desde el inicio y/o progresión del glaucoma, la retinopatía diabética, la degeneración macular y otras enfermedades. Es posible que su médico observe signos de hipertensión durante un examen de ojos con dilatación.

    Hipercolesterolemia

    Un anillo amarillo o azul alrededor de la córnea pude ser signo de hipercolesterolemia, especialmente en una persona menor de 40 años. Los depósitos en los vasos sanguíneos de la retina también indican colesterol alto. Esto puede ser el precursor de un accidente cerebrovascular que ponga en riesgo la vida.

    Lupus

    Esta enfermedad inflamatoria puede coincidir con ojo seco. El lupus también puede producir inflamación en la parte blanca del ojo, en la capa media del ojo o en el tejido sensible a la luz en la parte posterior del ojo.

    Enfermedad de Lyme

    La enfermedad de Lyme es una infección difundida por las garrapatas que lleva a inflamación en todo el organismo. Muchas personas con enfermedad de Lyme experimentan inflamación del nervio óptico así como un aumento en las miodesopsias y en el inicio de infecciones.

    Toxicidades medicamentosas

    Varios medicamentos pueden ser tóxicos para la retina y el nervio óptico. Los síntomas de toxicidad incluyen párpados rojos con descamación, ojos rojos, córneas que se sienten ásperas o conjuntivitis.

    Esclerosis múltiple

    La inflamación del nervio óptico puede ser un precursor de la esclerosis múltiple, una enfermedad degenerativa que afecta el sistema nervioso. Con frecuencia, esta inflamación va unida a severa visión borrosa, movimiento doloroso de los ojos o inclusive doble visión.

    Miastenia gravis

    La miastenia gravis es una enfermedad autoinmune progresiva que hace que los músculos se debiliten y se cansen fácilmente. Los primeros síntomas de esta afección suelen incluir los ojos. Los signos más comunes de la enfermedad son los párpados caídos en uno o ambos ojos. Otros síntomas incluyen doble visión, debilidad en los brazos o en las piernas, o problemas respiratorios, con el habla, con la masticación o la deglución que ponen en riesgo la vida.

    Artritis reumatoidea

    Los signos oculares de artritis reumatoidea (AR) incluyen más comúnmente ojos rojos con un dolor severo profundo. Este síntoma puede ser signo de escleritis, una inflamación dolorosa de la parte blanca del ojo que requiere terapia médica. Muchas personas con AR sufren también de ojo seco

    Sarcoidosis

    Esta enfermedad inflamatoria afecta múltiples órganos, incluyendo los ojos. Los signos oculares más comunes de esta enfermedad son la iritis, una inflamación recurrente y dolorosa del iris, la parte coloreada del ojo. Estas condiciones también pueden causar sensibilidad a la luz severa.

    Enfermedades de trasmisión sexual

    La sífilis, el herpes, la clamidia, el VIH, la gonorrea, las verrugas genitales y la ladilla pueden afectar las capas de los ojos. Estas condiciones graves suelen detectarse durante un examen ocular.

    Anemia drepanocítica

    Quienes tienen anemia drepanocítica, un trastorno genético de la sangre, desarrollan glóbulos rojos rígidos en forma de coma que pueden bloquear el flujo de sangre en el organismo. Esta enfermedad puede causar un amplio espectro de cambios oculares, desde enrojecimiento y ruptura de vasos sanguíneos en la superficie del ojo hasta hemorragias severas e incluso desprendimiento de retina al interior del ojo.

    Síndrome de Sjögren

    Esta enfermedad autoinmune hace que los glóbulos blancos ataquen las glándulas que producen lágrimas y saliva. No es de sorprender que los ojos secos sean una característica crítica del Síndrome de Sjögren. Otros síntomas incluyen ardor o sensación de quemadura en los ojos, visión borrosa y boca seca.

    Accidente cerebrovascular

    Los vasos sanguíneos de la retina contienen a veces taponamientos o coágulos. Estos taponamientos pueden producir súbitos puntos ciegos o dar la sensación de una “cortina” que se cierra sobre la visión de una persona. Estos síntomas pueden ser indicio de un mayor riesgo de accidente cerebrovascular. La pérdida de visión lateral puede ser también una advertencia de daño cerebral producido por un accidente cerebrovascular previo.

    Enfermedad de la tiroides

    Los globos oculares que se protruyen y los párpados que se retraen son signos inconfundibles de hipertiroidismo, generalmente producidos por la Enfermedad de Graves. Esto ocurre cuando la glándula tiroidea produce demasiada o muy poca hormona. A veces coincide con ojo seco, visión borrosa o pérdida de visión.

    Enfermedad vascular

    Los trastornos de coagulación y sangrado pueden producir un sangrado visible en y alrededor del ojo. Esto se conoce como hemorragias subconjuntivales. Son trastornos que también pueden producir hemorragias retinianas que ponen en riesgo la visión.

    Deficiencia de vitamina A

    El ojo seco y la ceguera nocturna son ambos signos de deficiencia de vitamina A. Sin vitamina A suficiente, los ojos no pueden producir la humedad necesaria para mantenerse debidamente lubricados. Los bajos niveles de vitamina A también llevan a la ceguera nocturna, al impsdir la producción de algunos pigmentos necesarios para que la retina funcione adecuadamente. La deficiencia de vitamina A es la principal causa de ceguera prevenible en los niños a nivel mundial.

     

    Es importante recordar que estos síntomas no garantizan que se tenga ciertas enfermedades. Siempre que un ojo revele un posible problema de salud, su oftalmólogo le recomendará exámenes adicionales practicados por un especialista o por su médico de atención primaria.

    La Academia Americana de Oftalmología recomienda que todos los adultos se hagan un examen completo de ojos a los 40 años. Es la edad en que aparecen los primeros síntomas o cambios por enfermedad en la visión que pueden presentarse inicialmente en los ojos. Si tiene factores de riesgo como diabetes, hipertensión o historia familiar de enfermedad ocular, no posponga el examen y prográmelo a una edad más temprana.